Creyó que era víctima de estafa en Nueva York, pero con esta estrategia ganó 100 mil dólares

La mujer recibió un llamado a principios del año 2022 que en principio despertó su desconfianza.
FOTO: Archivo / EL TIEMPO

 

Al recibir un llamado de una misteriosa persona que le aseguraba que había sido seleccionada para reclamar parte de un dinero retenido en Nueva York, una mujer residente en Singapur en primera instancia pensó que se trataba de una estafa, pero luego de averiguar en detalle, recibió más de US$100.000 que cambiaron su vida para siempre.

Por El Tiempo 





Instalada en su nuevo hogar en Singapur, Sarah F. Cox recibió el misterioso aviso de una mujer llamada Connie y, al pensar que se trataba de una estafa (común en los últimos años), decidió colgar el teléfono. Presa de la curiosidad, al arribar a su domicilio procedió a devolver la llamada para averiguar un poco más.

Como parte de una historia guionada, la mujer de 41 años descubrió que Connie era una “cazarrecompensas” legítima, que ayuda a depositar fondos a empresas e individuos de las bases de datos de propiedades no reclamadas de los estados, según reveló el New York Times.

Tras dialogar con la cazarrecompensas, Sarah descubrió que contaba con una gran suma de dinero proveniente de una antigua cuenta de inversión de una base de datos de Nueva York perteneciente a un amigo acaudalado que había abierto cuando tenía dieciocho años.

Siguiendo el consejo de Connie, la mujer de 41 años presentó una denuncia ante el estado de Nueva York reclamando el dinero, y luego de unos pocos meses, recibió un primer cheque por la suma de US$7.000.

Más tarde, le enviaron otro cheque por US$52.000, y entonces su curiosidad aumentó, y la llevó a descubrir que le debían US$45.000 adicionales, por lo que viajó a la ciudad estadounidense para reclamar el dinero restante. Finalmente, la suma ascendió a US$115.000, dinero que cambió su vida de un instante para otro.

¿Qué es el dinero no reclamado?

Cuando no retira dinero de una empresa, financiera, banco o incluso de instituciones del gobierno, estas entidades pasan a contar con una suma que se considera dinero o propiedad no reclamada.

Lea más en El Tiempo