Mairín Reyes, la mujer que “revive” las casas “muertas” que los migrantes venezolanos dejan atrás

Mairín Reyes creó una compañía llamada Soluciono por ti, para ayudar a migrantes venezolanos a desalojar sus viviendas.

 

 

 





Mairín abre una gaveta y hay un tesoro devaluado de monedas. Mairín abre un cofre y hay unos anillos que a nadie le quedan. Mairín abre un libro y encuentra la estampita de una santa marcando la última página que alguien leyó. Mairín abre un clóset y encuentra los dientes que el Ratón Pérez guardó hace décadas. Mairín Reyes abre lugares, saca cosas, toma fotos, hace inventarios, desenreda cables, protege vasos, embalsama barbies en cajas de cartón, apila peluches en bolsas negras, desmonta hogares: es una oficiante de la memoria.

?Por Prodavinci

La migración venezolana, una úlcera por la que se han derramado más de 7 millones de personas según la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Naciones Unidas, es el contexto en el que ha crecido Soluciono por ti, el negocio que Mairín Reyes lidera y que la ha llevado a casas y apartamentos de migrantes para ordenarles los recuerdos. “Lo recurrente en la mayoría de clientes que he atendido es que están fuera del país y dejaron la puerta cerrada pensando que iban a volver y no volvieron. De algo tan doloroso como la migración, yo encontré una oportunidad. ‘Organización del hogar’ lo llamo yo”, dice Reyes, una caraqueña huracanada con porte de Condoleezza Rice.

?Son millones los hogares venezolanos deshabitados, cerrados, con los intestinos secos y drenados antes de una colonoscopia. “Una casa muerta, entre mil casas muertas”, escribió Miguel Otero Silva en su novela atemporal.

—A mí entrar a cada casa me da muchísima tristeza —dice Reyes—. Más allá de las razones que llevan a cada quien a migrar, porque siempre hay una razón de peso, siempre me impacta ver tantas cosas dejadas. Me imagino a la familia riéndose en esa sala, siendo felices. Ves que las cosas se adquirieron con cariño. Lo que encuentras es lo que te habla de la gente: hay testimonios del amor que ahí hubo.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.