José Guerra: Venezuela no se va a recuperar a punta de bodegones

Archivo

 

El 2 de febrero de 1999 Hugo Chávez fue juramentado presidente de la República de Venezuela. Para ese momento, el sistema económico y político basado en una renta petrolera «no daba para más», de acuerdo con el economista José Guerra. 25 años después, con el chavismo aún al mando bajo la figura de Nicolás Maduro, la crisis, lejos de reducirse, «se ha profundizado exponencialmente».

Por María Valentina Costero / talcualdigital.com





Así lo afirma Guerra, miembro de la dirección nacional de Primero Justicia y del Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF), en su nuevo libro La economía chavista, 25 años perdidos: una propuesta para Venezuela, publicado el pasado 30 de enero. En estas páginas, Guerra hace un recuento «sin tecnicismos económicos» de las medidas tomadas por Chávez y Maduro durante sus gestiones, las cuales «han llevado a Venezuela al estado productivo que había antes de la explotación petrolera».

Tras un cuarto de siglo de chavismo, para el autor había llegado el momento de «hacer un ajuste de cuentas de lo que se hizo, lo que no se hizo, lo que se dejó de hacer y lo que se hizo mal». Además, ofrece una serie de propuestas para guiar al país hacia una salida de la crisis económica compleja en la que se encuentra.

TalCual conversó con el también escritor de obras como Venezuela endeudada: de Carlos Andrés Pérez a Hugo Chávez (2006), El mito del socialismo bolivariano (2019) y Anatomía de una catástrofe (2021) para conocer más a fondo los momentos que marcaron la presidencia de Hugo Chávez, cómo se ha distanciado la gestión de Maduro de las políticas heredadas y cuál es el primer paso que se debe tomar para la recuperación de Venezuela.

-¿Cuáles son los momentos en materia económica que marcaron el periodo de Hugo Chávez?

-Hay dos momentos. El primero va desde el año 1999 hasta 2004. Poniendo aparte el paro petrolero, Chávez aplica una política bastante conservadora en lo económico. No hubo excesos monetarios importantes, la prudencia fiscal se preservó y no hubo grandes expropiaciones. Luego, hay un segundo Chávez a partir de 2004, que es el verdadero desde mi punto de vista. La ola de expropiación se acentúa, empieza a crear empresas del Estado a diestra y siniestra, se declara socialista en 2005 y emprende el camino hacia la estatización de la economía. En 2007, anunció el Plan de la Patria y declara que Venezuela va hacia el camino del socialismo.

A partir de allí, el tamaño de la economía se hizo tan grande que ya no se podía manejar: las empresas que eran superavitarias pasaron a ser deficitarias a manos del Estado, la industria petrolera empieza a manejarse con un criterio exageradamente politizado, la producción petrolera, que se había recuperado con posterioridad al paro petrolero, comienza a declinar y Chávez empieza una onda de endeudamiento público en el exterior importante, que pasó de 28.000 millones de dólares a 107.000 millones de dólares. Estos son los dos grandes momentos de la política económica que aplicó Chávez.

-¿Cuál ha sido la peor medida económica tomada por el chavismo y por qué?

-Es difícil entre tantas malas. Para mí, la peor medida fue haber expropiado las empresas del sector agroalimentario y, sobre todo, las empresas del sector petrolero. Afectó la columna vertebral de la economía. Desde el punto de vista económico, ese fue el gran problema. Llevó a un agigantamiento del estado de la economía que no se podía financiar por vías ordinarias. Al no poder financiar la economía por vías ordinarias, queda el Banco Central.

A partir de 2010, Chávez empezó a recurrir al Banco Central de Venezuela y se empezó a acumular una inflación latente que no explotó hasta 2013. Además, de allí derivó el déficit fiscal. De los 14 años que estuvo Chávez en el poder, hubo déficit fiscal en ocho. Fue un gobierno prácticamente deficitario en todos los aspectos, producto de esa política de expropiaciones y de confiscaciones de empresas. Ese fue el error fundamental.

-En el libro, menciona que a Chávez se le atribuyó como logro la reducción de la pobreza, pero explica que esta atribución es cuestionable, ya que fue una tendencia de Latinoamérica y que, dados los ingresos petroleros, esta reducción debió haber sido mayor. ¿Cómo fue esto?

-La pobreza disminuyó cuando estaba Chávez, eso es incuestionable. El tema está en que esa tendencia se observó en todos los países latinoamericanos, en particular en aquellos que exportaron mucha materia prima. Cuando llega Maduro en 2013, la inflación empieza a tomar fuerza otra vez. La curva de pobreza se da la vuelta y empieza a subir. Eso quiere decir que los hogares que estaban saliendo de la pobreza lo hacían porque el Estado les estaba dando plata, no porque habían creado capacidades internas para que la gente pudiera trabajar. Chávez hizo muchos programas sociales, repartió muchísima plata, pero fue una reducción de la pobreza muy precaria. Bastó un solo año para que se disparara otra vez a partir de 2013.

Para leer la nota completa pulse Aquí