Google eliminará “miles de millones de datos” recopilados con el modo incógnito de Chrome

 

 





 

Google ha acordado destruir “miles de millones de registros de datos” de navegación web recopilados gracias a su navegador, Chrome, durante las sesiones en la que sus usuarios estaban navegando en modo incógnito. Es decir, durante las sesiones de navegación privada, según recoge

Por The New York Times / Traducción libre al castellano por lapatilla.com

Es parte del acuerdo realizado en Estados Unidos tras una demanda colectiva que comenzó en 2020. Esa demanda acusaba a Google de mentir a los usuarios sobre el seguimiento y la recopilación de datos de navegación que hacía Chrome durante las sesiones en el modo incógnito.

Un modo incógnito confuso

Según los detalles del acuerdo alcanzado, esta eliminación de los datos obtenidos durante años es solo una de las condiciones pactadas. Google también se ha comprometido a reescribir las partes de sus comunicaciones en las que pueda dejar más claro la forma en que la empresa recopila datos de navegación web, tanto en su política de privacidad como en la pantalla de inicio del modo incógnito, algo que ya han empezado a hacer.

También se menciona el bloqueo de cookies de terceros de forma automática en Chrome cuando se inicia una sesión en este modo, así como la eliminación de los bits de detección de navegación privada.

Al contrario que con acuerdos similares alcanzados en los últimos meses en el sector tecnológico estadounidense, como el de Verizon en enero, este acuerdo no incluye una compensación económica para los afectados. Aunque los datos que Google tendrá que eliminar ya son un activo al que va a tener que renunciar. Según la estimación judicial, lo valora en unos 5.000 millones de dólares.

Ahora bien, si algún ciudadano quiere presentar una demanda por daños y perjuicios a título particular para intentar lograr una compensación, podrá hacerlo por su cuenta, y unas cincuenta personas de hecho ya han arrancado los trámites.

El portavoz de Google, José Castañeda, dijo que la empresa “se complace de resolver esta demanda, que siempre creyó sin fundamento”, ya que entiende que nunca asoció los datos con sus usuarios si usaban el modo incógnito, por lo que aseguran que nunca se pudieron usar para ninguna forma de personalización.

Del modo incógnito siempre hubo ciertas sospechas sobre cuál era su verdadero nivel de anonimización, que ha resultado ser inferior al que parecía y únicamente proteger nuestra navegación del historial para que no quede reflejada allí, pero poco más. Al margen de la personalización que asegura Google que nunca se ha dado.

Usar ese nombre y un icono que recuerda a un espía, además de una comunicación cuanto menos incompleta, ha derivado en la confusión que da origen a esta demanda. Y en la lección obtenida: es un modo que sirve para evitar que queden registros de búsquedas embarazosas o comprometidas, pero poco más. Tampoco es poco.