Estudio revela qué ejercicio protege a las mujeres de 50 años frente a la osteoporosis

La osteoporosis afecta a 1 de cada 4 mujeres postmenopáusicas (a partir de los 50 años)Freepik

 

 

 





La osteoporosis es conocida como una enfermedad silenciosa porque que va destruyendo los huesos casi con total discreción. Sus síntomas en las primeras etapas suelen pasar desapercibidos y los pacientes suelen darse cuenta de que la tienen cuando ya causa dolores que, con el tiempo, pueden ser limitantes. En el mundo, unas 200 millones de personas padecen osteoporosis, según la Fundación Internacional de Osteoporosis.

Por La Razón

Esta enfermedad esquelética provoca una disminución de masa ósea. Los huesos adelgazan, se debilitan y pueden llegar a romperse, dando lugar a fracturas. Especialmente, en la columna vertebral, caderas y muñecas. Esto puede producir dolor crónico, limitaciones físicas y pérdida de independencia. Protegerse contra la osteoporosis a tiempo, es vital para esquivarla en la tercera edad.

De hecho, una de cada mujeres postmenopáusicas (a partir de los 50 años, aproximadamente) tiene osteoporosis. El porcentaje aumenta al 40% en mujeres de edades comprendidas entre los 70 y 79 años. Los hombres tampoco se escapan: las cifras suben y la osteoporosis ya afecta también al 11,3% de los varones en la misma edad, según la Sociedad Española de Reumatología.

Ahora, un estudio marca España da con un ejercicio beneficioso para proteger a las mujeres de la osteoporosis antes de la menopausia. En concreto, el grupo de investigación Biofanex ‘Análisis Biológico y Funcional del Ejercicio Físico’ de la Universidad de Sevilla, señala qué ejercicio beneficia a la salud de los huesos y previene la aparición de osteoporosis en las personas premenopáusicas.

Así pues, durante un ensayo real con mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años, los expertos comprobaron que el ejercicio físico no supervisado mejora la salud ósea incidiendo en la asimilación de ciertos metabolitos y también en su estructura, aumentando o evitando la disminución de la densidad mineral ósea. Como consecuencia, también previene la aparición de osteoporosis en la etapa previa a la retirada definitiva de la menstruación.

Para seguir leyendo, clic AQUÍ.