A qué temperatura puede sobrevivir el mosquito que transmite el dengue

Las abundantes precipitaciones registradas en el centro del país durante marzo favorecieron la proliferación de mosquitos en todo el territorio bonaerense y principalmente en el AMBA (Getty Images)

 

El dengue, la enfermedad viral transmitida por la picadura del mosquito Aedes aegypti, marca récords en Argentina con 129 muertes y 180.529 casos en la actual temporada, según las cifras del último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud de la Nación.

Por Infobae





El país atraviesa el peor brote de dengue de su historia y, ante esa situación dramática, con la llegada de los días más frescos de otoño algunos se preguntan si apenas refresca, ¿se reduce la población de mosquitos que transmiten el dengue? La respuesta es no, debido a la propia dinámica del mosquito y los rangos de temperatura en que puede desarrollarse y sobrevivir.

La infección por dengue es causada por un virus que se transmite por las picaduras de hembras de mosquitos Aedes aegypti. Si bien debajo de los 15°C les cuesta moverse y alimentarse (picar), se trata de organismos biológicos que se mueven dentro de un rango de temperatura.

“Su objetivo principal, como todo organismo biológico, es sobrevivir y reproducirse, por eso va a desarrollar estrategias adaptativas para no morir”, según detalló a Infobae la bióloga Laura Harburguer investigadora del Conicet en la Unidad de Investigación y Desarrollo Estratégico para la Defensa (UNIDEF).

La investigadora señaló que las condiciones óptimas para el desarrollo del Aedes aegypti están entre los 23°C hasta los 28°C a 29°C, por debajo de los 15°C si bien no muere inmediatamente, su ciclo se hace mucho más lento.

“En general, períodos prolongados de temperaturas menores a 15 grados pueden hacer bajar la población del mosquito de manera significativa. Pero un día solo con temperaturas menores a 15°C no va a bajar la cantidad, pero sí se reduce con varias jornadas continuadas con temperaturas bajas. Además, hay que tener en cuenta que al ser un mosquito doméstico que permanece en las casas, en el exterior puede registrarse 15°C, pero en nuestro hogar estamos más calentitos, y puede llegar a sobrevivir un poco más porque se va a refugiar en el interior, con mejores condiciones”, agregó Harburguer.

Para leer la nota completa, aquí