Video VIRAL: acalorado discurso de un predicador en el Metro de Caracas acabó en amenazas de “ojo por ojo”

Viajeros en el metro de Caracas. MATIAS DELACROIX (AP PHOTO)

 

Un video que rápidamente se viralizó en redes sociales dio de qué hablar este sábado debido a la escena de un predicador evangélico que entró en conflicto con algunos pasajeros en el Metro de Caracas, principalmente con uno, con quien intercambió amenazas que no implicaban precisamente “poner la otra mejilla”.

lapatilla.com





“El que es de Dios, escucha la voz de Dios. Pero el que no es de Dios, nunca va a escuchar la voz de Dios”, comentaba el predicador en uno de los vagones de la Línea 1 mientras era interrumpido por un usuario inconforme.

“Nadie va al padre si no es a través de Jesús porque hay un solo medidor”, insistió el orador. “Yo termino cuando Dios quiera que termine”, replicó ante las quejas.

“Mano, ya basta, ya basta”, le dijo un pasajero harto de tener que escucharlo.

“Es lo que se esstá viviendo, homosexualidad… hombre con hombre y mujer con mujer… eso es lo que está escrito aquí”, comentó del predicador en dirección a una chica que se identificó como integrante de la comunidad Lgbti+.

“¿Eres lesbiana?, ¿eres feliz siendo lesbiana, cierto?”, le preguntó el usuario que más refutaba al creyente.

“¿Supuestamente Dios no ama a la gente como es, pues?”, le cuestionó al orador luego que la chica confesara su inclinación sexual.

“Guarda silencio”, fue la respuesta.

“Usted tiene que respetar”, apuntó otra usuaria mientras luchaba para soportar el calor en un vagón sin aire acondicionado.

“Tú sí puedes expresarte y nosotros no…”

 

Minutos después, el debate continuaba.

“¿Qué ha hecho Dios por mí?, Dios no ha hecho nada, mano. Fui católico y ¿qué hizo Dios por mí?”, fue la siguiente objeción.

“¿Sabes que es terrible?, que dicen que es necesario que se cumplan las fantasías… es necesario de que los hombres ataquen el Evangelio, mira no me estás atacando a mí, la pelea tuya no es conmigo”, expresó el orador.

“Yo no estoy peleando contigo, mano”, contestó con una sonrisa el rebelde opinador.

“Él te habla de lesbiana, yo nunca hablé de lesbiana. Pero la Biblia dice que cambiaron el uso de la naturaleza. Se acuestan hombre con hombre y mujer con mujer. Yo no lo digo”, intentó excusarse el creyente.

“¿Cuáles son tus pecados?”, fue otra incógnita planteada.

“Yo tengo tiburón, no tengo pescados”, respondió el predicador con ironía.

Las palabras se salieron pronto de control y el orador aseguró que “si te pasas de la raya de voy a poner límites. Te voy a llevar afuera y tú vas a saber”.

La réplica de su interlocutor fue clara: “Échale bola, mano”.