Destrucción y abandono: la plaga chavista arrasó con los parques de Bolívar

Fotos del Parque La Fundación

 

 

 

 

La avenida Gumilla, en San Félix, muestra una imagen que se ve esporádicamente. Trabajadores de la alcaldía del municipio Caroní tienen días trabajando allí: limpiando, cortando la maleza, es decir, dejándola impecable. El motivo: el asueto de carnaval.

Pableysa Ostos // Corresponsalía lapatilla.com

Esta avenida es famosa por ser el escenario de las comparsas y conciertos en carnavales, pero también porque está el parque La Fundación, que era un espacio de recreación de adultos y niños.

Este lugar para recrearse que en su momento fue uno de los más emblemático por ser el único en el estado Bolívar donde se erigen obras que representan cada empresa básica de Guayana, hoy no tiene cerca y la entrada tiene obstáculos que impiden el ingreso vehicular.

Varios árboles están talados, porque algunos habitantes los han cortado para emplearlos como leña. Las obras están oxidadas y el lugar no solo es una guarida para los delincuentes sino también es el “hogar” de los indigentes.

En 2019 ese parque fue el escenario de un triple homicidio, donde las víctimas fueron una pareja de indigentes que vivía desde hacía tiempo en el lugar, y un tercer asesinado identificado como Avilio José Indriago Rodríguez de 63 años, que había ido al lugar a buscar leña y presenció el doble homicidio. Por ese motivo también le dispararon a él.

En el parque han ocurrido robos, no solo a transeúntes o personas que aún tratan de ir a ejercitarse al lugar, sino de las instalaciones. “Todo lo que pueden vender como chatarra se lo han llevado. Es lamentable que un parque como este haya caído en ruinas de esta forma”, comentó uno de los vendedores informales que trabaja en la avenida.

Para algunos guayaneses, ese parque símbolo histórico, ya que allí se encuentra la primera piedra que se colocó al momento de la fundación de Santo Tomé de Guayana-lo que hoy se conoce como Ciudad Guayana- acto realizado por el presidente Rómulo Betancourt el 2 de julio de 1961.

Abandono chavista

Fotos del Parque La Fundación

 

 

 

 

La realidad no es distinta en el parque Cachamay y Loefling, en los cuales la delincuencia también ha hecho de las suyas, desvalijando desde las cercas hasta lo que está dentro de las instalaciones.

En el caso de Ciudad Guayana, los espacios de esparcimiento que aún están en “condiciones” para ser visitados son el parque La Llovizna y parque La Navidad, en Puerto Ordaz. Mientras que los otros evidencian la desidia y el abandono al que han estado sometidos desde hace varios años.

Marbelis Rodríguez, secretaria de Ambiente de la Gobernación del estado Bolívar, señaló al equipo de La Patilla que es política del gobernador la recuperación de todos los espacios naturales del estado para devolver a los bolivarenses las áreas de sano esparcimiento y recreación.

“Además de promover el cuidado y protección de los mismos, buscamos que se mantengan en el tiempo y puedan servir como centros de estudio e investigación de la flora y fauna que allí se albergan, tal como lo es en el Jardín Botánico del Orinoco, los parques La Fundación y Cachamay”, relató Rodríguez.

Admite que el declive de los parques se debió “a un equipo de trabajo que descuidó la administración y control de los mismos, además de no contar con sentido de pertenencia que los llevara a mantener los ambientes del estado. No contaban con un programa adecuado de mantenimiento”, mencionó la funcionaria al referirse al ‘equipo’ de Justo Noguera, el anterior gobernador chavista del estado Bolívar.

La misma historia

Fotos de Jardín Botánico del Orinoco

 

 

 

La secretaria de ambiente de la gobernación de Bolívar hizo referencia al Jardín Botánico del Orinoco. Un vídeo publicado recientemente en redes, dejó en evidencia las terribles condiciones en las que están las instalaciones ubicadas en Ciudad Bolívar.

Un extrabajador de la alcaldía del municipio Angostura del Orinoco, afirmó que la estructura administrativa que existía en el jardín colapsó entre el año 2017-2018, es decir, en la última fase del gobierno de Francisco Rangel Gómez y el inicio del mandato de Justo Noguera.

Confesó que todo se dio tras una inundación del espacio, debido a que la zona es fangosa y la bomba que achica el agua gran parte del tiempo estaba dañada y luego se la robaron. “En lo personal, trabajé en la alcaldía de Heres y las veces que iba a inspeccionar el lugar, la bomba funcionaba a medias. El área deportiva hasta hace un año funcionaba, hasta que se llevaron hasta la cerca del ciclón y las arquerías”.

De igual forma hizo referencia a que ya en los años 2015 y 2016, la autoridad regional de ese entonces, ya le había dejado de prestar atención a esa estructura turística y recreativa.

Solo quedan recuerdos

Fotos de Jardín Botánico del Orinoco

 

 

 

Ante la pregunta de cómo recuerdan el lugar, el hombre sin titubeos dijo: “Desde niño lo visitaba en excursiones del colegio, y tenía mucha diversidad de plantas y animales. Era un espacio donde se podía pasear de tarde y muchas personas que laboran en el Paseo Orinoco almorzaban allí al mediodía”.

Al igual que los otros parques que existen en la entidad, el jardín botánico también está desvalijado. “Ya no hay personal laborando en el sitio, todos han sido reubicados. Y otro de los espacios que ha sido abandonado en Ciudad Bolívar es el parque Leonardo Ruiz Pineda”.

Agregó que “de todos los espacios recreativos de Ciudad Bolívar, el único que no está en el olvido es el Paseo Orinoco, ya que es la fachada de la ciudad”.

Otro ciudadano de Ciudad Bolívar relató que “la mayoría de los parquecitos de la ciudad están full monte, oxidados, descuidados y sobre todo sin seguridad, y mucho menos bioseguridad. Por nombrar uno, el parquecito de la calle Colón sector Grimaldi de La Sabanita cercano a la escuela de la policía estadal, están en total y absoluto abandono También la mayoría de las canchas están descuidadas”.

En el estado Bolívar, el chavismo tiene más de 13 años al frente de la gobernación y algunas alcaldías. Durante ese tiempo, los bolivarenses han padecido escasez de combustible, violencia (la entidad se encuentra entre los cinco estados más violentos del país), el cierre del hospital Pediátrico Menca de Leoni (el cual era el único del estado), y los espacios de recreación también han sufrido el mismo destino: abandono y destrucción.