Condenados a muerte pacientes oncológicos en Lara por falta de tratamientos y atención hospitalaria

 

Cada día que pasa es una oportunidad menos de vida que tienen los pacientes oncológicos de Lara, quienes han sido condenados a muerte por el Estado venezolano al no garantizarle la atención médica en centros hospitalarios, así como tampoco el acceso al tratamiento gratuito, vulnerando su derecho a la salud.

Por Yanitza Martínez

Durante el año 2021, en la región larense fallecieron 180 pacientes por falta de tratamiento y es que el déficit de medicamentos de alto costo, los elevados precios en las consultas privadas, los costosos estudios de imágenes, laboratorios, entre otros, dificulta la posibilidad de superar esta terrible enfermedad.

Los pacientes con cáncer en Lara han manifestado estar desamparados por el régimen chavista. Ellos han sepultado toda posibilidad de atención gratuita, obligándolos a acudir al sector privado donde para poder acceder a una consulta médica deben tener 40 dólares. Realizarse una tomografía cuesta 180 dólares, 600 dólares los exámenes de laboratorio, y deben disponer, al menos, de 100 dólares para costear una quimioterapia, la cual debe ser aplicada cada 28 días.

Pese a los intentos realizados por los pacientes con cáncer de la región en alzar su voz a través de la Fundación de Pacientes Oncológicos de Venezuela (Fundapov), para exigir tratamientos completos al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, la situación no ha cambiado. Este organismo registra un déficit del 60% de las medicinas de alto costo, obligando a quienes padecen la enfermedad, a viajar a la frontera colombo-venezolana para obtener los medicamentos a precios más bajos.

Ayudas de las ONG

Muchos de los pacientes oncológicos de Lara depositan su confianza en organizaciones no gubernamentales, que han sido los benefactores de un gran número de personas diagnosticadas con la enfermedad.

En el caso de la Sociedad Anticancerosa del estado Lara, el doctor Fernando Gómez detalló que cuentan con consultas a costos por debajo de los 30 dólares y también ofrecen apoyo para la realización de estudios y tratamiento.

Resaltó el galeno que durante el año 2021, en la sociedad atendieron a 760 pacientes: 300 con cáncer de mama, 195 de cuello uterino, 40 de próstata, 42 de pulmón, 70 de colon y 98 gástrico.

El 80% de los diagnósticos en la entidad son por cáncer de mama. Así lo detalla la estadística llevada por la Sociedad Anticancerosa de Lara, donde también resaltan que un gran número de esas pacientes logra la recuperación.

El factor económico influye mucho en este tipo de cáncer, ya que las mujeres al no contar con los recursos, postergan los controles y dejan a un lado los análisis propios para el descarte como eco mamario y mamografía, estudios que requieren actualmente de un presupuesto de unos 80 dólares, sin incluir la consulta con un especialista.

La crisis económica incide también en el aumento del cáncer de cuello uterino, ya que cerca del 70% de las mujeres no acuden a los controles rutinarios de ginecología, los cuales deben realizarse dos veces al año, por lo que la enfermedad avanza en silencio y ya cuando es diagnosticada, muchas veces hay pocas posibilidades de superarla mediante un tratamiento o cirugía de histerectomía total.

Servicio inoperativo

 

 

Los equipos para la realización de radioterapias del Servicio Autónomo de Oncología (SAO) del Hospital Central Universitario Antonio María de Barquisimeto, se encuentran dañados desde hace algunos años. Esta situación ha cobrado la vida de muchos pacientes, quienes al no contar con 4.000 dólares, no pueden realizarse las radioterapias, abandonando el tratamiento, lo que agudiza el cuadro clínico de los enfermos y, por tanto, su posterior fallecimiento.

Sobre este servicio, se conoció que el secretario de salud del régimen en Lara, el doctor Javier Cabrera, ha señalado que para este año van a reparar el equipo, pero no fue preciso en cuanto a la fecha.

El drama que atraviesan los pacientes crónicos en la entidad se ha extendido hasta los niños, una comunidad muy vulnerable. También la crisis económica ha afectado el bolsillo de los padres que no pueden cumplir con el control de niño sano, donde se puede descartar cualquier anomalía a tiempo.

En este tipo de caso, los niños que habitan en comunidades desposeídas son los más afectados, ya que no tienen acceso a atención sanitaria gratuita y tampoco llevan un control regular de consultas pediátricas.

Al respecto, la doctora Claudia Panebianco manifiesta que ante la falta de consultas pediátricas, los padres deben estar atentos a cualquier cambio corporal que puedan experimentar sus hijos y acudir con los especialistas, ya que en la mayoría de los casos, los dolores de cabeza, pérdida de peso, convulsiones y aparición de protuberancias, podrían ser indicios de la presencia de células malignas en el organismo de los infantes.

Para los pacientes oncológicos de Lara, no es fácil ganarle la batalla al cáncer y han tenido que enfrentarse a un conjunto de calamidades dentro del área de oncología del Hospital Pediátrico Doctor Agustín Zubillaga de la ciudad de Barquisimeto, donde reiteradamente se han encontrado con una escena de desolación por la falta de personal de enfermería para el cumplimiento de los tratamientos.

Sobre este caso, el gobernador chavista de Lara, Adolfo Pereira ha tratado de maquillar la situación con supuestos contagios masivos de Covid-19, pero el poco personal que queda lo ha desmentido públicamente, al tiempo en que resaltan que la realidad es que hay una tasa elevada de deserción laboral en el principal centro de salud pediátrico de la región.

Grupos de apoyo al rescate

 

 

La fundación Movida en Positivo es una de esas tantas organizaciones no gubernamentales que actualmente dan la cara por el Estado venezolano en Lara. Esta fundación es liderada por Yennifer Peña, quien describió para el equipo de La Patilla los casos de cáncer infantil en Barquisimeto que a diario les toca presenciar.

Peña manifestó que hay un déficit importante de solución dextrosa al 0.30%, esencial para el cumplimiento del tratamiento de quimioterapia, y que es usada antes, durante y al finalizar cada ciclo. También resaltó que no hay servicio de exámenes de laboratorio ni estudios especiales.

Según las cifras llevadas por la fundación Movida en Positivo, el año 2021 cerró con 137 niños diagnosticados y 10 a la espera de tratamiento, sin contar con que un gran número de pacientes, abandonaron los tratamientos por no contar con los recursos económicos.

En los últimos cuatro años, Movida en Positivo ha otorgado 5.000 ayudas a los pacientes oncológicos infantiles del estado Lara y las mismas van desde alimentación, ropa, calzados, juguetes en fechas especiales, consultas, tratamientos y estudios clínicos.

Estas organizaciones hacen una tarea titánica para ayudar a los pacientes que no cuentan con las posibilidades económicas. Comenta Peña que la crisis económica ha reducido el sistema de donaciones, situación que muchas veces dificulta sus labores. Sin embargo, la empatía y la buena voluntad de quienes forman parte de estas ONG, termina manifestándose para lograr cubrir medianamente lo que por ley le corresponde al Estado venezolano.