Ómicron… y otras seis variantes activas del coronavirus que preocupan a la OMS

Primera “imagen” de ómicron muestra muchas más mutaciones que la variante delta

 

El SARS-CoV-2 que infectó a la primera persona no es exactamente igual que el que sigue infectando en la actualidad. Como todos los virus, el causante de la Covid-19 cambia a lo largo del tiempo y, aunque en ocasiones estos cambios no implican nada en sus propiedades, es necesario monitorizarlo para evitar que se vuelva más peligroso.

Por 20Minutos

Esto es lo que ha ocurrido en Sudáfrica con la variante B.1.1.529 -bautizada por la OMS como ómicron-, detectada recientemente y que presenta un gran número de mutaciones preocupantes por su potencial para aumentar la transmisibilidad de la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a redes de expertos, autoridades nacionales, instituciones e investigadores, vigila y evalúa la evolución del SARS?CoV-2 desde enero de 2020. A finales de 2020, la OMS comenzó a utilizar las categorías “variante de interés” (VOI) y “variante preocupante” (VOC) para hacer un seguimiento del virus a escala mundial y orientar la respuesta a la pandemia. Para la VOI y las VOC la OMS recomienda denominaciones basadas en el alfabeto griego para evitar nombres que generasen estigmas.

Características de VOI y VOC

No todas las variantes entran en estas categorías, y algunas pueden entrar y salir dependiendo de su evolución. Según definición de la OMS, las variantes de interés (VOI) “presentan cambios en el genoma que afectan a características del virus como su transmisibilidad, la gravedad de la enfermedad que causa y su capacidad para escapar a la acción del sistema inmunitario, ser detectado por medios diagnósticos o ser atacado por medicamentos”.

Para leer la nota completa, aquí