La historia de “El Chilecucho”: Joven chileno conocido por cantar varias gaitas zulianas (Fotos y Video)

Emanuel Madrid

 

 

 

Un total de cuatro mil 901,72 kilómetros separa a Chile de Venezuela, específicamente de Maracaibo, pero con la llegada de los migrantes venezolanos a la tierra austral, muchas son las costumbres y culturas que se intercambian en los últimos años.

Por focoinformativo.com

 

Tal es el caso del chileno Emanuel Madrid, de 27 años, que llegó a enamorarse de la gaita zuliana. Ahora uno de sus sueños es convertirse en gaitero y por ello trabaja para aprender y comprender este emblemático ritmo proveniente de Zulia,  la cuna del gaitero.

“No me considero un gaitero, porque son palabras mayores, pero sí estoy dedicando tiempo a vivir la gaita como se debe hacer”, explicó el encargado de mantenimiento de equipos médicos para suministro de oxígeno.

El Chilecucho”, como es conocido en las redes sociales por la manera como entona varias gaitas, siente que cuando escucha a los venezolanos coreando este género musical siente la misma sensación que cuando escucha o ve a los chilenos entonar la cueca,  un tipo de danza utilizada entre chilenos como un “baile de fiesta”, en el que la  guitarra, el arpa y otros instrumentos hacen danzar a los presentes.

“Se siente, se vive, eso es algo que pocos hacen, vivir lo que uno canta es muy difícil en el fondo”, detalló en entrevista telefónica.

Madrid cuenta que el amor a la gaita nació por medio de su compañero de trabajo David Montiel, quien es oriundo de Maracaibo exactamente de Los Haticos, un sector popular de Maracaibo.

 

 

 

Relata que un día Montiel coreaba Mi Ranchito. Era tal la inspiración que él se detuvo a escucharlo detenidamente. Las lágrimas de su amigo brotaron al no poder contener la nostalgia de estar lejos de la tierra del sol amada. Al finalizar el compañero le confesó que era “duro” escuchar esa canción “estando fuera de su terruño”.

“Ahí empecé a notar que las notas llegaban profundamente al corazón de las personas. Comencé a investigar, averiguar, en la búsqueda de los gaiteros, y a comprender un poco más sobre este ritmo”, dice Madrid.

El estudiante en Electricidad y Automatización Industrial, del instituto profesional chileno Duoc UC, cuenta que es muy “agradable y emocionante” compartir con los zulianos. Los describe como personas “divertidas, que trasmiten alegría, emoción, siempre están felices y cuando sienten alguna incomodidad por alguna situación lo manifiestan inmediatamente”.

 

 

La gastronomía zuliana

El folclorista chileno manifiesta que siempre acostumbraba a comer empandas venezolana con su grupo familiar, pero luego conoció otra parte de la gastronomía del Zulia. Dice que le encanta las arepas “cabimeras” y los pastelitos de pollo con mucha guasacaca, aunque asegura que el contacto con la música es algo mucho más fuerte que comer un plato típico zuliano o venezolano.

Con su tono chileno revela que su familia se está adaptando a otra cultura nueva y deja muy claro que no es que quieran cambiar de cultura, sino que comparten ambas.

“Compartimos gastronomía, música, a veces palabras, mi familia es amante de la música, mi hijo tararea las gaitas cuando las coloco en la casa, mi esposa en el trabajo o mientras cocina, en realidad se están contagiando”, señaló.

Siente una gran fascinación por Ardenago “Neguito” Borjas, ya que su voz le trasmite alegría, lo contagia y hace que entre por sus venas la gaita.

Cuenta que Neguito llegó a escucharlo por las redes sociales cuando el cantó “Cabimas”, compartió el video, le envió un saludo y en una entrevista tuvo una “linda” referencia para él.

Su gaita preferida es Mi Ranchito, y la que más le gusta interpretar es Sin Rencor. Asegura que nunca ha salido de Chile, pero indica que si algún día llega hacerlo sin duda seria hacía Venezuela, particularmente a Maracaibo.
“Quiero conocer todos sus monumentos, quiero saber más de esa cultura, ir a la raíz de lo que estoy aprendiendo, me falta esa base, conocer la historia”, detalló.

Agradecimiento

Con un agradecimiento a los venezolanos el chileno cierra la entrevista, indicando que nunca podrá olvidar la oportunidad de poder intercambiar culturas.
“Voy a morir agradecido por haber conocido esta cultura, nunca me voy arrepentir por haber conocido este tipo de música”, puntualizó.