Científica detrás de la vacuna AstraZeneca explicó por qué no hay que temerle a las variantes

Foto vía La Nación

 

A finales de junio, el público que asistía al primer partido de tenis en Wimbledon se puso en pie y aplaudió durante largo rato a Sarah Gilbert (Kettering, Reino Unido, 59 años). No se lo esperaba, y la científica, de carácter duro, dejó escapar sus emociones. Vive un momento de cosecha, después de un largo año de intenso trabajo. La responsable de desarrollar la vacuna de la Universidad de Oxford, producida más tarde en colaboración con la farmacéutica AstraZeneca, fue galardonada este año, junto al resto de colegas creadores de otras vacunas, con el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica. Atendió esta semana a la alianza LENA, el grupo de diarios europeos relevantes entre los que está EL PAÍS. Obsesionada por los datos y las evidencias científicas, no rehúye la polémica y ataca a los que, según ella, esgrimieron en el debate público informaciones poco fundamentadas “que costaron vidas”. Gilbert sugiere, frente a los miedos desatados por la nueva variante delta del virus, que ahora es más conveniente prestar atención al número de nuevas hospitalizaciones que al de contagios.

Por La Nación

-¿Qué podemos esperar en el futuro inmediato? ¿Cuál debería ser el grado de preocupación con la variante delta?

– La variante delta no está ocasionando una enfermedad más grave que la del virus original. Pero es cierto que es altamente transmisible. En términos de evolución, la mutación no suele derivar en una mayor virulencia. Al propio virus no le interesa. No obtiene ninguna ventaja si los infectados sufren patologías más serias. Cuanto más enfermos graves haya, más se aislarán del resto de personas y dejarán de transmitirlo. Está en su interés aumentar su transmisibilidad y provocar efectos más suaves. La lógica nos lleva a esperar nuevos virus muy contagiosos, pero que cada vez provoquen una enfermedad menos grave.

-En varios países europeos el número de casos está subiendo, se habla de una nueva ola

– Pero confío en que los índices de vacunación sigan subiendo. Es evidente que la variante delta será la dominante y aumentarán las infecciones. Cada país deberá decidir cómo responder. El número de infecciones, en cierto sentido, será menos importante que el de hospitalizaciones. Sabemos que, una vez vacunada, la gente puede ser contagiada, pero su enfermedad es más suave, y lo normal es que transmitan menos el virus. En la actualidad, el número de casos que derivan en ingreso hospitalario no es el que fue hace un año. La situación ha cambiado.

– ¿Debería comenzar a vacunarse a los menores?

– Lo que estamos logrando con la vacunación es lo que pretendíamos: proteger los sistemas públicos de salud y evitar hospitalizaciones y muertes. Algo que, salvo raros casos, no ocurre con los niños. En el momento actual, todavía es muy limitado el número de vacunas para alcanzar a todos los países. Y debería priorizarse la inmunización del personal sanitario y los mayores de aquellos lugares a los que todavía no ha llegado la vacuna. No debemos olvidar aquel propósito inicial según el cual “nadie estará a salvo hasta que todos estemos a salvo”.

Para leer más, ingresa aquí