¿Qué busca la Fórmula uno con sus nuevas carreras-esprint?

Peter Fox Getty

 

 

La Fórmula 1 probará este fin se semana en Silverstone un formato inédito en 71 años de existencia de la disciplina, una carrera-esprint de 100 km que precederá al Gran Premio del domingo, pero ¿Qué buscan los promotores con esta novedad?.

Era una promesa. La de un “fin de semana más completo con tres días de intensa competición”, declaró el director deportivo de la Fórmula 1 Ross Brawn, todo ello “sin perder la integridad ni la meritocracia” tan apreciados en la disciplina reina del automovilismo.

Probado en Silverstone y después en Monza (en septiembre) y en un tercer Gran Premio aún por confirmar (en Brasil si se disputa esta carrera pese a la pandemia), este nuevo formato ofrece un aperitivo de lo que podría ser la F1 del futuro, ya que en caso de éxito la propuesta se extenderá a otras carreras.

Calificación – esprint – Gran Premio: es la fórmula del nuevo formato. La clásica sesión de calificación del sábado se avanza al viernes y determinará la parrilla de salida de la carrera-esprint, de apenas media hora de duración, el sábado.

Y ésta determinará el orden de salida de la carrera del domingo.

 

– Vender los viernes –

 

La Fórmula 1 no se esconde, busca “una mejor cobertura mediática”, sobre todo los viernes, hasta ahora de escaso interés para los aficionados al no haber nada en juego, admite Brawn.

Es verdad que pocos espectadores y telespectadores asisten los viernes a los ensayos libres. En el Reino Unido se ha cambiado incluso el horario de la calificación, a comienzo del anochecer (17h00 GMT) para permitir una mayor asistencia de público.

Desde su compra por los estadounidenses de Liberty Media en 2017, la F1 trata de acabar con su monotonía, busca modernizarse y agradar a un nuevo público, más joven, gracias también a las redes sociales o al éxito de la serie ‘Drive to Survive’ de Netflix.

“Queremos saber si el esprint gustará más a los espectadores, si permite que vengan nuevos aficionados, conservando los de la primera hora”, asegura Brawn, exjefe de escudería y exdirector técnico de Ferrari.

El ingeniero británico sabe que todo ello dependerá del éxito deportivo: el esprint va a “aportar un sabor diferente, sin estrategia de equipos, sin paradas en boxes, sin gestión del carburante: treinta minutos de carrera pura con solamente los pilotos implicados”.

 

– Hamilton escéptico –

 

A imagen de la voluntad de algunos de recortar los partidos de fútbol para gustar a un público más joven, supuestamente más consumidor de formatos cortos, la F1 da un paso en esa dirección, aunque los responsables lo tienen claro: “Si no funciona, no insistiremos”.

De momento, la iniciativa no ha logrado la unanimidad. La estrella de la disciplina Lewis Hamilton, siete veces campeón del mundo, no tiene muchas esperanzas en esta novedad: “Será sin duda una procesión. Con un poco de suerte, habrá adelantamientos, pero probablemente no sea demasiado apasionante”.

¿Se lanzarán los pilotos en maniobras temerarias para tratar de mejorar una plaza en la parrilla, con el riesgo de cometer un error o tener un accidente que comprometa sus opciones en el Gran Premio? No está del todo claro.

No obstante, se distribuirán tres puntos para el campeonato entre los primeros de la carrera-esprint (3, 2 y 1), un botín que puede resultar decisivo en una pelea tan cerrada por el Mundial como el del este año, entre Hamilton y el holandés Max Verstappen, líder del campeonato.

Desde el punto de vista simbólico, no habrá podio, que se mantiene reservado para el Gran Premio. Solo un pequeño acto con los tres primeros con el regreso de la tradicional corona de laureles. Otra precisión, para las estadísticas, será el vencedor del esprint el que al día siguiente parta desde la pole en el Gran Premio dominical.

Porque “la carrera, sigue siendo el domingo”, recordó el presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) Jean Todt, que no es “un gran fan” del esprint y que no quiere llamarlo carrera.

“No creo que la F1 necesite esto. Pero la gente quiere probar y nosotros podemos hacerlo porque no afecta a la carrera del domingo. Es solo una manera diferente de determinar la parrilla de salida, no cuesta nada probar”, explicó el exdirigente de Ferrari en el pasado Gran Premio de Francia.

Además del peligro de desnaturalizar la disciplina, la Fórmula 1 también corre el riesgo de la sobredosis. Ya con el récord de 23 carreras este año, si se añaden las carreras-esprint, ¿podrá seguir el público este ritmo frenético?.

AFP