Hallan una fosa común con decenas de cadáveres en Siria y acusan a la milicia kurda de ser responsable

Fosa común / Siria / Foto archivo

 

 

 

Turquía afirmó haber descubierto en un área que controla en el noroeste de Siria una fosa común con varias decenas de cadáveres, acusando a una milicia kurda apoyada por Estados Unidos de ser responsable.

El miércoles de noche, el ministerio de Defensa turco indicó que se habían descubierto 35 cuerpos envueltos en bolsas de arpillera en la región de Afrin, controlada en el pasado por la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG), a la que Ankara desalojó en 2018 en un gran operativo militar.

El ministerio turco imputó a las YPG por este “crimen de guerra”.

Este jueves, el gobernador de la provincia turca de Hatay, fronteriza con Siria, señaló que la cantidad de cadáveres encontrados llegaba a 61.

“La investigación prosigue y creo que este número va a aumentar”, declaro el gobernador Rahmi Dogan, citado por la agencia oficial de noticias Anadolu.

Dogan dijo que los cuerpos descubiertos eran de civiles ejecutados por las YPG, días antes de que empezara la ofensiva turca en Afrin, en 2018, aunque no pudo fundamentar tal acusación.

La AFP no estaba en condiciones de verificar estas acusaciones en forma inmediata.

Turquía acusa frecuentemente a las YPG, milicia a la que considera “terrorista”, de cometer “crímenes de lesa humanidad”, entre los cuales destaca ejecuciones sumarias y desplazamiento forzado de poblaciones.

Las YPG rechazan estas acusaciones y endilgan estos crímenes a Turquía y a grupos de combatientes sirios, apoyados por Ankara, de cometer atrocidades.

Esta milicia kurda cuenta con el apoyo de varios países occidentales, entre los cuales están Estados Unidos y Francia, y ha estado a la vanguardia en el combate contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria.

En los últimos años han sido descubiertas varias fosas comunes en Siria, país desgarrado por la guerra civil desde 2011. La mayoría han sido atribuidas a masacres cometidas por el EI.

AFP