El coronavirus en Venezuela queda a sus anchas ante las fallas en el plan de vacunación

Personal sanitario participa en una jornada de vacunación contra la COVID-19, el 2 de junio de 2021 en Caracas (Venezuela). EFE/ Miguel Gutiérrez

 

Los tiempos deben respetarse, tal como lo establecen los laboratorios fabricantes de las vacunas contra el covid-19. Es el recordatorio que hacen especialistas, frente a denuncias a nivel nacional del incumplimiento de la segunda dosis en la fecha prevista. Señalan que hay fallas en la programación debido a las insuficientes dosis, con personas sin ser atendidas en la fecha justa, lo que genera un aumento en la vulnerabilidad al virus y se obstruye el cerco epidemiológico que es el objetivo final de una campaña de vacunación.

Por Guiomar López | LA PRENSA DE LARA

Según Jaime Lorenzo, presidente de la organización Médicos Unidos de Venezuela, “en estos momentos en Venezuela las segundas dosis no fueron calculadas adecuadamente”, denuncia de lo que califica como un desbalance que puede impedir tener la inmunidad completa a tiempo, sólo con la excepción de la vacuna Sputnik que se venía aplicando a 21 días, hasta que el propio centro Gamaleya de Rusia extendió el lapso hasta por 90 días.

Tal medida es considerada comprometedora, porque Lorenzo recuerda el problema con las limitaciones de envío y producción a varios países. “Para nosotros es más grave, porque prácticamente la oferta depende de China y Rusia”, advierte de esa responsabilidad de adquirir convenios para garantizar la cantidad solicitada y además de ignorarse la precisión de algún convenio con China.

Sinopharm, la vacuna fabricada por el laboratorio chino Sinovac Biotech, registra una eficacia superior al 79% administradas con 14 días de diferencia, de allí explica Lorenzo, radica la importancia de cumplir con el esquema en el tiempo establecido en aras de garantizar que el paciente quede inmune al virus con un nivel muy alto de protección.

Para el epidemiólogo Iván Molina, se debe ser más preciso en ni siquiera adelantar los lapsos, porque no permitiría que la primera dosis empiece el abordaje y producción de anticuerpos. “Es tan delicado, que ni por razones de viaje. Nada de anticiparse”, advirtió. Sólo se podría correr por cierto margen, cuando el paciente sienta alguna convalecencia, pero sin dejar correr tanto tiempo. Es indispensable cerrar ese reforzamiento inmunológico con las dos dosis.

Luzmila Leal, desde Médicos Unidos en Lara, resalta que hay denuncias cercanas de pacientes y hasta familiares que asisten a su cita para ser vacunados, pero terminan devueltos. “Tenemos familiares directos y pasó en Caracas, donde le cumplieron con la primera dosis, pero al regresar por la siguiente, no tenía ni fecha”, lamenta de esos casos que han tenido que correr el tiempo para cumplir con la segunda dosis por la falta de disponibilidad de los biológicos.

Leal califica de falta de planificación y caer en la improvisación. “Volvemos a caer en las fallas que empiezan desde el Ministerio de Salud y sólo nos queda la preocupación de la gente”, señala molesta y llama a la colectividad para hacer presión por su derecho a la protección.

Con esa angustia, Huniades Urbina, secretario general de la Academia Nacional de Medicina, resalta la importancia de conservar la memoria inmunológica del organismo, pero respetando los tiempos específicos de los laboratorios fabricantes. “No debemos caer en esa falta de programación y menos considerando que se deben tener las dosis exactas. La primera empieza con la respuesta de anticuerpos y la segunda, garantiza dicha receptividad”, recordó al conocer de las denuncias por redes sociales de pacientes que acuden a centros de vacunación y no tienen disponibles la segunda dosis en esa fecha exacta.