La historia de la periodista iraní que iba a ser secuestrada en Brooklyn y llevada a Venezuela por agentes secretos de Teherán

Masih Alinejad vive bajo el acoso del régimen de Teherán. Su familia en Irán fue tentada para ayudar a embocarla (Reuters)

 

Agentes de la inteligencia iraní conspiraron para secuestrar a una periodista iraní-estadounidense que vivía en Brooklyn y llevársela al país de Oriente Medio, posiblemente a través de una audaz evacuación marítima, según alegó el Departamento de Justicia en una acusación hecha pública el martes.

Por washingtonpost.com

Cuatro iraníes fueron acusados en un tribunal federal de Manhattan de conspirar para secuestrar a Masih Alinejad, una periodista exiliada y activista de los derechos de la mujer que lleva mucho tiempo criticando al régimen de TeheránAlinejad no fue identificada por los fiscales, pero confirmó en Twitter que era el objetivo previsto.

Agradezco al FBI que haya frustrado el complot del Ministerio de Inteligencia de la República Islámica de Irán para secuestrarme. Este complot fue orquestado bajo el mandato de Rouhani”, escribió el martes, en referencia al presidente saliente de IránHassan Rouhani.

Varios disidentes iraníes en el exilio han desaparecido recientemente en circunstancias misteriosas, aunque un secuestro en suelo estadounidense habría sido especialmente descarado. En su tuitAlinejad se refirió a Ruhollah Zam, un periodista que vivía exiliado en Francia pero que fue llevado a Irak en 2019; posteriormente fue ejecutado. También señaló el caso de Jamshid Sharmahd, un miembro de un grupo militante de la oposición iraní con sede en California que fue secuestrado el año pasado mientras viajaba al extranjero y ahora está en una prisión iraní.

Uno de los cuatro acusados poseía un dispositivo electrónico que contenía un gráfico compuesto que mostraba una imagen de Alinejad junto a los otros dos disidentes, escribieron los fiscales en su acusación. Dijeron que una leyenda en el gráfico, en farsi, decía: “Poco a poco la reunión se hace más grande… ¿vienes, o tenemos que ir a por ti?”.

No se trata de un argumento de película inverosímil. Alegamos que un grupo, respaldado por el gobierno iraní, conspiró para secuestrar a una periodista radicada en Estados Unidos aquí, en nuestro suelo, y devolverla por la fuerza a Irán”, declaró el martes el director adjunto del FBIWilliam F. Sweeney Jr: “No bajo nuestra guardia”.

Alinejad, crítica desde hace tiempo del gobierno teocrático de Teherán, recibió un premio de derechos humanos en Ginebra en 2015 por crear una página de Facebook en la que invitaba a las mujeres de Irán, donde el hiyab es obligatorio, a publicar fotos de sí mismas sin el pañuelo. Según Associated Press, es una figura destacada en los canales por satélite en lengua farsi en el extranjero, que tienen una visión crítica de Irán.

Funcionarios estadounidenses alegaron también que, antes del plan de secuestro, Teherán intentó inducir económicamente a los familiares de Alinejad, que residen en Irán, para que viajaran a un lugar donde fuera más fácil secuestrarla para encarcelarla. Sus familiares no aceptaron la oferta.

La misión permanente de Irán ante las Naciones Unidas en Nueva York no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Si el complot hubiera tenido éxito, el destino de Alinejad habría sido “incierto en el mejor de los casos”, dijo Audrey Strauss, fiscal del Distrito Sur de Nueva York.

Entre las libertades más preciadas de este país se encuentra el derecho a decir lo que se piensa sin temor a las represalias del gobierno”, añadió Strauss. “Un ciudadano estadounidense que vive en Estados Unidos debe poder abogar por los derechos humanos sin ser blanco de operativos de inteligencia extranjeros”.

Los cuatro acusados viven todos en Irán, dijeron los fiscales, identificando a uno de ellos, Alireza Shavaroghi Farahani, como funcionario de la inteligencia iraní y a los otros tres como “activos de la inteligencia iraní.” Un quinto acusado, Niloufar Bahadorifar, acusado de apoyar la supuesta trama pero sin participar en la conspiración del secuestro, fue detenido en California.

No estaba claro si los cuatro iraníes acusados de la conspiración de secuestro tenían representación legal en Estados Unidos; un abogado del quinto acusado no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Es posible que los cuatro acusados nunca vean el interior de un tribunal estadounidense. Washington no tiene relaciones diplomáticas con Teherán, y no se pudo contactar inmediatamente con el Departamento de Justicia para que comentara cualquier plan de extradición de los acusados iraníes.

A partir de mediados del año pasado, Farahani y su red utilizaron investigadores privados para vigilar la casa de Alinejad en Brooklyn y a otros miembros de su familia, según la acusación. Supuestamente, falsearon sus identidades a los investigadores y utilizaron dinero blanqueado para pagarles.

Los acusados también habrían investigado formas de llevar a Alinejad en secreto a Irán, incluyendo la búsqueda de rutas de viaje desde su apartamento hasta un barrio marítimo de Brooklyn. Uno de los agentes investigó un servicio que ofrecía “lanchas rápidas de estilo militar para la evacuación marítima por cuenta propia fuera de Manhattan”, dijeron los fiscales, y viajes marítimos desde Nueva York Venezuela, un país que mantiene relaciones amistosas con el régimen de Irán.

En un vídeo que Alinejad publicó el martes en Twitter, aparece sentada junto a la ventana de un apartamento con un coche de policía aparcado, con las luces encendidas, en la calle de abajo.

La policía lleva dos semanas rondando mi casa… para protegerme”, dice Alinejad, según los subtítulos en inglés que acompañan al vídeo. Riendo nerviosamente mientras habla, añade: “No estoy acostumbrada a que me proteja la policía. Cada vez que los veo, asumo que es para arrestarme”.