Fe y libertad: Cómo escapó de China un bailarín de Shen Yun

Zhao Jiheng, bailarín de Shen Yun Performing Arts. (Cortesía de NTD) Fuente: The Epoch Times en español.

 

La vida de Zhao Jiheng dio un vuelco cuando tenía solo 8 años.

Por The Epoch Times en español

“Un día, llegué a casa y mis padres habían desaparecido”, dijo Zhao. Sus padres, al igual que decenas de millones de personas en China, estaban en la mira del Partido Comunista Chino (PCCh) debido a su fe religiosa. De la noche a la mañana, de aproximadamente 70 a 100 millones de practicantes de Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, pasaron de ser conocidos por el público en general como personas amables que practicaban la meditación y seguían la “Verdad, la Benevolencia y la Tolerancia”, a ser tachados de enemigos del estado en 1999.

El padre de Zhao fue sometido a tortura y luego pasó los siguientes años huyendo, y su madre fue arrestada y detenida ilegalmente durante períodos de tiempo variables, al azar y con frecuencia. Para Zhao, esto significaba que un día podía volver a casa de la escuela y encontrar la puerta cerrada, entonces se daba cuenta de que la policía se había llevado a su madre nuevamente. La vida hogareña había cambiado drásticamente; Zhao se quedaba con su abuela discapacitada a veces y también, en otras ocasiones, con cualquier familiar que pudiera acogerlo.

Zhao, de 8 años, preguntaba: “¿Por qué se no está mi madre? ¿Por qué no está mi padre?”.

“No me lo dijeron porque era muy joven y no podía entender”, dijo Zhao. “Pero poco a poco, comencé a entender. Fue porque defendieron la verdad y se atrevieron a decir que ‘Falun Dafa es bueno’, que fueron atacados por el estado”.

Leer más en The Epoch Times en español