El salario mínimo quedó pulverizado en Venezuela

Una mujer cuenta bolívares en efectivo en un mercado popular, el 30 de julio de 2020, en Caracas (Venezuela). La imparable inflación que vive Venezuela ha llevado a la inevitable dolarización de facto, a la que el presidente Nicolás Maduro se ha rendido después de años de críticas y rechazo a la divisa estadounidense, y defensa a ultranza del bolívar -moneda nacional sobreviviente a decenas de batallas-, cuyo valor se encuentra bajo mínimos. EFE/ Rayner Peña R

 

El dólar ayer en la tarde se ubicó en Bs. 402.881 según la página @EnParaleloVzla; lo que pulverizó el salario mínimo que está fijado en Bs. 400 mil desde el mes de mayo por el régimen de Nicolás Maduro.

Por María B. Jordán | LA PRENSA DE LARA

De acuerdo a Naudy Pereira, exdecano del Decanato de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCLA, el dólar va en un incremento desmedido por el tipo de cambio en relación al bolívar, lo que se traduce en devaluación y los que se ven más perjudicados son las personas que dependen de un sueldo.

“Eso empobrece a la población y causa desnutrición porque el venezolano no tiene poder adquisitivo por las malas políticas económicas”, dijo Pereira, pues no es mucho lo que pueden hacer con lo que ganan si se trata de un sueldo mínimo.

Eso lo ratifican los trabajadores, en especial los del sector público, que califican que su sueldo quedó por el piso, pues ya es menos de 1 dólar al mes. Explican que antes podían comprar uno o dos artículos con el sueldo mínimo, ahora cuando mucho una harina.

Orlando Chirinos, secretario del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción en Lara dijo que el salario del sector es precario cuyos trabajadores hoy están empobrecidos, pues no es posible que puedan devengar menos de 1 dólar al mes. “Este es el único país en Latinoamérica y en el mundo donde el sueldo es tan bajo”, dijo. Agregó que ni siquiera un trabajador en Cuba o Haití, o países de África ganan tan poquito.

Chirinos detalló que un trabajador no puede alimentarse bien y mucho menos mantener a su familia, por lo que tienen que buscar otras alternativas para poder sobrevivir.

El secretario de los Trabajadores de la Industria de la Construcción dijo que en estos tiempos de pandemia se hace aun más difícil para los trabajadores, pues la economía informal también se ve afectada ante la falta de servicios básicos, lo que hace aun más crítica la situación de los trabajadores venezolanos.

Desde hace varios años los trabajadores venezolanos, gremios y sindicatos de todos los sectores han exigido al Gobierno Nacional un salario digno para poder vivir, que este acorde a la canasta alimentaria, pero hasta el momentos sus peticiones no han sido escuchadas.