Una venezolana crea video de concientización sobre el coronavirus y se hace viral

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. En esta oportunidad la venezolana Valentina Izaguirre y el español Juan Delcán, una pareja de artistas que vive en Los Ángeles, crean un video para reflejar de una forma creativa y simple los riesgos de contagio por coronavirus. La animación gráfica se apodera de las redes sociales y nos deja un mensaje sobre la importancia de mantener distancia como medida de protección contra esta pandemia que ha cobrado millones de vidas.

Por La Patilla

Se trata de un video que ha concientizado al mundo. La animación de 12 segundos es clara y directa. Representa una narrativa real de acuerdo a la situación que vivimos actualmente. La venezolana dispuso sacar provecho de sus buenas ideas para llegar a las personas con un mensaje positivo. El español estuvo de acuerdo y juntaron su creatividad con un solo fin: expresar gráficamente a través de un concepto nuevo e inusual, la forma tan rápida de propagación del coronavirus y que con un acto tan sencillo, el distanciamiento social, se puede detener el crecimiento exponencial del virus.

No imaginaban que el video alcanzaría tanta popularidad. El material fue compartido a través de la cuenta de Juan Delcán. En el Video se aprecia cómo una fila de cerillas se enciende, una tras otra de forma secuencial, hasta que un fósforo se aísla de los demás y mantiene una distancia moderada. Automáticamente el fuego deja de expandirse. 

La publicación en Twitter está acompañada de un mensaje preciso. “Haz tu parte y quédate en casa. Es todo lo que podemos hacer”, asegura Juan Delcán en el anuncio.

No podemos hablar de Valentina y Juan sin dejar de mencionar su trabajo colmado de originalidad y audacia. Este dúo de artistas, también conocidos como V+J, ejercen su profesión entre Los Ángeles y Nueva York. Son un equipo independiente que desborda genialidad a través del lenguaje que emplean con los palillos de fósforo o cerilla en las artes visuales para representar diferentes situaciones de la cotidianidad desligadas a lo tradicional.

Gracias a los pasos agigantados de la tecnología, Valentina sorprende y entretiene con su oficio.  Una vez más, deja claro que los venezolanos estamos dotados de inagotables talentos y que podemos llegar muy lejos con la imaginación.