Turismo en Nicaragua retrocedió al menos seis años debido a la crisis causada por Ortega

 

El turismo en Nicaragua ha retrocedido seis años en cuanto al arribo de visitantes extranjeros y de siete años con relación a los ingresos, advirtió este martes la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Lucy Valenti.

El turismo dejó a Nicaragua ingresos por 430 millones de dólares en 2019, un 48,8 % menos que lo percibido en el 2017, antes de que estallara la grave crisis sociopolítica que atraviesa el país, dijo en rueda de prensa Valenti.

Los ingresos por turismo pasaron de 840,5 millones de dólares en 2017 a 544,4 millones de dólares en 2018, un 35,2 % menos, según el Banco Central de Nicaragua, que aún no oficializa los datos de 2019.

Durante el 2019, Nicaragua recibió 1.050.000 visitantes de otros países, un 41,2 % menor a los 1.787.290 recibidos en 2017, según los datos de Canatur.

UNA DÉCADA PARA RECUPERAR CAPACIDAD DE COMPETIR

“Prevalece un retroceso de seis años en cuanto al arribo de turistas y de siete años con relación a los ingresos”, precisó Valenti, para quien “si seguimos con este ritmo, necesitaríamos una década para recuperar nuestra capacidad de competir”.

Tras la crisis que sufre Nicaragua, y que ha dejado cientos de muertos, decenas de miles en el desempleo y otras decenas de miles en el exilio, así como dos años seguidos de decrecimiento económico, el país ha perdido capacidad de competir en la región centroamericana, explicó.

“Estamos 750 millones de dólares menos de lo que habíamos proyectado para el 2019 (1.180 millones de dólares en ingresos), por supuesto, ante de la crisis”, detalló.

Así como una disminución de un millón de visitantes extranjeros a lo proyectado inicialmente, agregó.

Observó en el 2019 “hubo una recuperación lenta” y que a ese ritmo sí tomaría al menos una década recuperar la senda competitiva.

ESTADO POLICIACO AFECTA IMAGEN

Asimismo, la empresaria alertó que el “estado policiaco que se vive todavía” en Nicaragua, principalmente en Managua, cuando hay un intento de protesta contra el Gobierno de Daniel Ortega, “atenta contra el turismo, porque atenta contra la imagen del país”.

El sector turismo, dijo, también ha sido afectado por el alto costo de la energía eléctrica y las tasas impositivas promovidas por el Ejecutivo.

Por tal razón, según Valenti, las empresas turísticas “se han vueltos más pequeñas”, han tenido que hacer recortes de personal o bien re-estructuración de contratos, y mantener descuentos para atraer a los turistas.

Canatur proyecta que en 2020 recibirán 1.120.000 turistas extranjeros, que dejarán ingresos por 460 millones de dólares.

“Va depender en mucho del estado de las libertades en este 2020 y como se comporte los resultados de la crisis que vive el país”, indicó.

CONFIANZA ES LA CLAVE

Valenti dijo que sólo el factor confianza permitiría un aumento mayor de lo proyectado en 2020 y eso “pasa por la necesaria solución política, negociada” a la crisis sociopolítica.

“Es posible una rápida recuperación porque tenemos la infraestructura intacta, lo único que se necesita es la garantía de la estabilidad, recuperar la confianza, y en esto hay una gran responsabilidad de las autoridades que permita restablecer esa confianza en Nicaragua”, anotó.

Sin embargo, añadió, de persistir los actuales factores que brindad inseguridad “vamos a seguir patinando, vamos a seguir en estos niveles pequeños de crecimiento”, que apenas permite la supervivencia de las empresas.

Desde abril de 2018 Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 684 y el Gobierno reconoce 200 y denuncia un intento de “golpe de Estado”.

EFE