Luis Velázquez Alvaray: Petrolavadora

Así definen un grupo de expertos en el área de mercados de renta variable, finanzas y legitimación de capitales, a la ya azotada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, criptomoneda “Petro”, con la expresa proscripción del gobierno americano- para con sus ciudadanos y empresas, de convenir con el cuestionado instrumento ilegal.

Se invoca su creación con fines perversos para impulsar la quebrada economía venezolana en manos del régimen tiránico, utilizando para ello una estructura permeada de todo tipo de libertinajes ilícitos y que pretenden, entre otras cosas, burlar los bloqueos impuestos a través de las sanciones internacionales contra la tiranía secuestradora.

El “petrolavadora”, no es otra cosa que una pretendida modalidad de lavar capitales en efectivo, provenientes de toda clase de actividades ilícitas de explotación minera, y de incalculables cantidades de dólares provenientes del negocio más rentable de la revolución venezolana: el narcotráfico.

Cuando los genios de las finanzas del régimen comunista que secuestra Venezuela, resolvieron plantearle al usurpador la creación del “Petro”, lo hicieron pretendiendo estos iluminados de la economía anochecida, emular un modelo exitoso de otras criptomonedas, y crearon esta suerte de Frankenstein a la que bautizaron con el mote de “Petro”, cuyo hipotético soporte económico está virtualmente anclado al petróleo venezolano, administrado hoy en todas sus facetas desde la exploración de yacimientos, hasta su comercialización, por la también quebrada en manos de la administración socialista, PDVSA, más los rusos , chinos y toda suerte de aprovechadores al mando de los colonizadores cubanos.

Informan fuentes cercanas a la cartera de finanzas del régimen, que uno de los principales inconvenientes que plantearon en las mesas previas de trabajo era: ¿cómo darle confianza a los inversionistas para que creyeran en el Petro, si el principio fundamental de las criptomonedas está basado precisamente en la confianza? siendo que este grupo de asaltantes carece de ella, inclusive para sus socios comunistas.

¿Así las cosas, como resucitar ese Lázaro rojo, si desde su nacimiento fue defenestrado por la declaración de ilegalidad de la Asamblea Nacional venezolana, habiendo sido torpedeado desde el propio Departamento del Tesoro americano, siendo determinada internacionalmente como un fraude dentro del mundo de las criptomonedas, e ignorada por todos los inversionistas de este tipo de instrumentos?

La respuesta yace en lo que se conoce en el mundo bursátil como “apalancamiento”, pero no uno convencional, este al estilo de las más crueles tiranías, no le permiten a propios ni a extraños decidir si quieren hacerlo o no; por el contrario, son conminados a hacerlo por una providencia que desciende de la divinidad de estos mesías comunistas y que ahora pretenden que todos los pagos para tramites del Estado sean efectuados por los interesados en el “criptoguiso” que bautizaron “Petro”.

No contentos con esto, ahora se anuncia que todas las operaciones de compra y venta de bienes muebles e inmuebles, se efectuaran bajo la figura del “Petro”, se obliga a particulares a llevar contabilidades en bolívares fuertes y “Petros”, alegando que esta medida viene entre otras cosas, a subsanar el convalidado por el régimen, uso del dólar como moneda de automatismo cotidiano en la economía del venezolano, que lo maneja para cosas tan simples como pagar una empanada en la calle, y de allí para arriba en todo tipo de operaciones, como negociar un apartamento u otros bienes de alto valor.

Desde la perspectiva de cualquier análisis, el “Petro”, implica consecuencias más geopolíticas que nacionales; se pretende dar un viso de legalidad a un enorme caudal de dinero que pasará a fortalecer esta nueva aventura de la “cripta comunista” y de la cual solo el régimen es juez y parte, en cuanto a la legalidad de los fondos que harán de músculos fuertes a este incontrolable demonio de tranza nacional e internacional.

Es urgente que al respecto la Asamblea Nacional acentué una regulación restrictiva, – para advertir y evitar la cascada de hechos fraudulentos que tienen preparados estos “criptochoros”, proteger a consumidores y establecer nuevamente que no serán reconocidas las operaciones financieras basadas en este ilícito-.

Son apremiantes contramedidas internacionales, y frenar esta calamidad con la que ahora se pretende defender el acorralado régimen de los conquistadores cubanos.

PD. El tirano Morales salió por los votos. Por los votos que se robó. Demostrado el fraude por la auditoría de la OEA y tal como lo señalamos en anterior artículo, estos cocaleros-cocainómanos deben ser juzgados por los crímenes contra el pueblo Boliviano y por el descarado asalto al estilo Tibisay Lucena, ladrona y vagabunda, que también tendrá que responder ante la justicia internacional, por montar junto a Jorge Rodríguez, infinidad de asaltos electorales, que han llevado a Venezuela a la miseria y al robo de sus riquezas, en operaciones dirigidas por cubanos, rusos y toda la gama del bandidaje internacional. Pronto rugirá el avión, como ayer en Bolivia, donde el pueblo cansado salió de esa pesadilla roja. El comunismo internacional, sin un ápice de vergüenza ahora hablan de golpe de Estado. El tirano salió corriendo. El de Venezuela debe ir preparando su vaca sagrada.

PD2. El Presidente salvadoreño mató dos pájaros: saco la delegación comunista del Salvador y obligó al tirano a que se fueran de Venezuela el grupo de guerrilleros que tenían tomada la embajada, pertenecientes al antiguo régimen. Sorprendidos con la medida los falsos diplomáticos rojos alegaban:” pero si nosotros somos los mismos”.