Fuerzas armadas venezolanas: La clave para que el destino de Maduro no sea el mismo que el de Morales

FOTO DE ARCHIVO: El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, saluda de mano al renunciado mandatario de Bolivia, Evo Morales, durante una cumbre de la alianza ALBA en Caracas. 5 de marzo de 2018. REUTERS/Marco Bello

 

 

La oposición venezolana que busca la salida del poder de Nicolás Maduro podría albergar nuevas esperanzas tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia luego de semanas de protestas callejeras, aunque para que algo cambie sus obligaciones las fuerzas armadas se pongan del lado de los manifestantes.

lapatilla.com

El júbilo a raíz de la renuncia de Morales dio muchos en la oposición razones para creer una combinación de manifestaciones y presión militar puede poner fin al régimen de Maduro, quien al igual que Morales ha sido acusado de alterar las elecciones y perseguir a los opositores.

Pero un factor clave hace difícil lo que sucedió a Morales también le pase a Maduro: las fuerzas armadas de Venezuela se han negado sistemáticamente a tomar partido por los manifestantes como lo hicieron los militares bolivianos el domingo.

Los cuarteles han respaldado al líder chavista a pesar de una profunda crisis económica, enormes oleadas de protestas en 2014 y 2017 y una reelección ampliamente descrita como fraudulenta.

Aunque Juan Guaidó ha agotado esfuerzos por cortejar a las fuerzas armadas no ha sido suficiente para que estas cambien su lealtad hacia Maduro.

Un informe especial de Reuters encontró que las fuerzas armadas de Venezuela han sido fuertemente influenciadas por la presencia de agentes de inteligencia cubanos que vigilan de cerca las comunicaciones de los oficiales sospechosos de disentir.

Además, la reforma del difunto presidente Hugo Chávez, que comenzó a principios de la década de 2000, fracturó la cadena de mando e impulsó la lealtad política de los altos oficiales.

CONVICCIONES IDEOLÓGICAS

El Ejército de Bolivia nunca tuvo los mismos vínculos ideológicos con el partido gobernante o su política de izquierda, dijo Franklin Pareja, profesor de la Universidad Mayor de San Andrés en Bolivia.

En Venezuela “las fuerzas armadas son el gobierno. En Bolivia, nunca hubo un gobierno cívico-militar, lo que hubo fuerzas armadas altamente beneficiadas, pero sin convicción sobre el proceso de cambio, sin participación activa en el gobierno”.

El comandante de las fuerzas armadas bolivianas, Williams Kaliman, pidió el domingo públicamente a Morales que dé un paso al costado, una clara diferencia con los reiterados juramentos de lealtad a Maduro de Vladimir Padrino López.

La oposición de Venezuela espera que el éxito de las protestas en Bolivia aumente la participación en manifestaciones a las que Guaidó ha convocado para el sábado para revivir los esfuerzos para impulsar la salida de Maduro. Las protestas han disminuido desde enero, cuando el opositor invocó la Constitución para juramentarse como presidente encargado.

“¿Por qué no ha sucedido en Venezuela lo mismo que acaba de pasar en Bolivia?”, escribió en Twitter el diputado venezolano exiliado en Colombia Julio Borges. “La explicación está en Cuba, el régimen de La Haban

Reuters