Gervis Medina: ¡Todo va a salir bien!!! ¿Cuándo?

¡Cuando sientes que tu vida es algo mediocre! Surge el deseo de hacer algo grande, vulgar, llamativo, extraordinario. Frecuente es ver y escuchar la expresión “Todo va a salir bien” y peor aún la pregunta ¿Cuándo? ¡Allí comienzas a envidiar a las personas que destacan! ¡Pero! como no te sientes capaz de cambiar completamente de vida o de dar pequeños pasos, entonces optas por quedarte cómodo en la mediocridad.

¡Feliz el que lea estas palabras y felices quienes las escuchen y hagan caso de este mensaje, porque el tiempo está cerca!

En toda época el ideal cristiano ha parecido pálido o estrecho a mucha gente, y sin criticar directamente los valores del cristianismo y sus beneficios a la humanidad, les ha parecido como una limitación del hombre.

El cristianismo, es la religión sentimental, basada en un entusiasmo por “Jesús de Nazaret”. Tomando en cuenta que en “Jesús”, alcanzamos a “Dios” mismo; estamos en busca del amor y queremos perdernos en esa “Verdad” de la cual procedemos. “Juan” decía; si tenemos al hijo de “Dios”, tenemos la “Verdad”, estamos en el camino del auténtico “Amor”, el cual salvará al mundo. Esa revelación, que distingue al cristianismo de todas las religiones, permitiendo que nazca en nosotros algo eterno y divino que vencerá al mundo, sus tentaciones y su capacidad de mentir y de matar.

El “Nuevo Testamento”, advierte el vacío de la vida que sólo quiere gozar de la vida, pero también cuestiona las prácticas religiosas, la sabiduría de los prudentes, los miedos y la angustia ante el futuro, la buena conciencia de los buenos.

¡Los problemas que se presentan en tu vida, son el resultado de la falta de amor! ¡Te invito a dedicarte unos minutos y mirar que áreas de tu vida están en conflicto!

¡Esta vida se va a ir rápido! No pierdas el tiempo en peleas, no critiques, no pierdas el sueño preguntando ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué?

Haz una evaluación de tu vida.  Verifica bien la historia de tu vida. ¿Quién es mejor que quien?, la vida puede tomar rumbos jamás imaginados, es increíble como todo puede cambiar, nadie está exento de nada y en ninguna circunstancia de nada sirve el dinero, la fama,  el título, el poder.

Haz el bien y sirve al prójimo lleno de alegría, en vez de crear problemas. Evita todo aquello que te quite la paz y la tranquilidad.

Sé una buena persona, despreocúpate de los bienes materiales, lujos y comodidades. Disfruta de la vida, de un buen viaje, de los paseos, conoce lugares nuevos. Date los gustos que mereces. Deja de acumular tantas cosas. Gasta tu perfume favorito, úsalo para pasear contigo mismo.

El ser humano tiene la tendencia permanente a clausurarse en lo que ha conseguido (zona de control); y a quedarse cómodo en la normalidad que vive. Por eso, un pequeño paso siempre es en realidad algo inmenso.

Cada vez que decides pedir perdón por tus pecados; cada vez que das lo que tienes y no lo que te sobra; cada vez que visitas a alguien que te necesita; cada vez que entras a un templo a orar. Se fortalece tu ser, tu neuma, y el “Espíritu Santo” se llena de gozo infinito.

¡Nacemos sin traer nada, morimos sin llevarnos nada! Y lo triste que en ese intervalo, peleamos por lo que no trajimos y aún más por lo que no nos llevaremos, pensemos en eso vivamos más, amemos más, entendamos siempre al otro y seamos más felices.

Goza todos los días consagrando al “Señor” en acciones y oraciones, hacerlas con frecuencia y perseverancia así “Dios” abrirá tu corazón al amor, la caridad y santidad. Tú eres la huella de su bondad, la pasión de su entrega, la herencia de su “Reino” y el motivo de su regreso.

Por eso te digo: Tus deseos son tu oración; si tu deseo es continuo, tu oración también es continua. Debes orar sin cesar. Si no quieres dejar de rogar, no dejes de desear.

Entonces repite: Déjame que sea pasto para las fieras, por las que podré alcanzar al “Señor”. Soy trigo de “Dios”, y quiero ser molido por esos dientes, para convertirme en un trigo limpio de “Cristo”, ese día comenzara a ir todo bien.

¡Acércate a “Dios” para elevar una oración de gratitud y de fe. Dale gracias por este nuevo día, por permitir que abras los ojos en esta hermosa creación!

Cambiarás con pequeños paso, llegando poco a poco a las cosas grandes a través de cambios pequeños, que se van sumando y te va modificando lentamente. Nada de esos axiomas de lo “es todo o nada”. Eso no lleva a nada. Es poco a poco.

Deja que el “Espíritu Santo” te impulse a dar esos pequeños pasos, y no te resistas pensando que son pequeños e inútiles.

Pide para que no se apaguen tus sueños, y para que nazcan otros proyectos más bellos todavía. ¡Porque dentro de ti, está siempre clamando ese llamado a crecer que Él ha colocado en tu corazón!

¡No busques “martirio”, es sólo un regalo; pide que te ayude a vivir esa entrega total, viviendo con alegría y profunda fe en medio de los sufrimientos y preocupaciones que te toque vivir cada día!

Estás llamado a más y debes ir por más. No permitas que te detengan, que te encierren, que te limiten. Inúndate con ese empuje divino de la “Gracia de Dios”, con serenidad, con mucha paz, sin obsesiones, con entusiasmo. Que ¡Todo va a salir bien!!! ¿Cuándo? Pues, cuando tú Fe, sea más grande que tu duda.


Gervis Medina

Escritor venezolano.