Domingo Alberto Rangel: También Chile

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Las protestas que sacuden la cordillera andina eran impensables hace pocos años. Como tampoco sonaba verosímil que venezolanos emigraran al Perú, Chile o el Ecuador.

Chile era puesto como ejemplo de un país latinoamericano donde no solo la economía llevaba décadas de crecimiento sino que lo hacía en paz.

Fotos y videos que salen de Chile, aunadas a los relatos de compatriotas que viven en ese país, desmienten el mito al revelar calles cerradas, supermercados saqueados, cantidad de estaciones del metro quemadas en la capital.

Los desmanes, a pesar del velo mediático que imitando los gatos cuando esconden la caca suprimió la noticia hasta que ya no se pudo, fueron copiados al unísono en otras ciudades y poblado chilenos.

¿Qué explicación tienen estos evidentes estallidos sociales no solo en Chile o el Ecuador sino también en el Perú donde en cualquier momento se enciende la mecha, en Colombia o en Honduras que sin ser un país andino tiene la gente protestando contra la corrupción de un Presidente ligado al narcotráfico?

Las consejas de guerra mediática cada vez son más estúpidas y ya casi nadie las repite… salvo los periodistas y locutoras emperrados en su labor de imbecilizar al público.

¿Quién puede creer que dos países al borde de la hambruna, de donde huyen los nacionales, como son Cuba y Venezuela… pueden desestabilizar toda la cordillera andina… enviando militantes de colectivos que por ser analfabetas funcionales… difícilmente convencen a nadie… ni en nuestra Venezuela y mucho menos en el exterior?

Sin embargo no todas las boberías que se leen en las redes son igualmente desechables. Hay algunas que por bien aceitadas ameritan respuesta.

Por ejemplo el mito que vende a Chile como un país donde el capitalismo de libre competencia, único equilibrante del socialismo estatista, sería el norte que guía las decisiones de Sebastián Piñera. Mentira acompañada con la que intenta vender al general Pinochet como ejemplo de gobernante liberal en lo económico porque es imposible pretender que una dictadura feroz y sanguinaria pueda pasar como democracia.

Tras el golpe de Pinochet Chile siguió cayendo en la pobreza a pesar de que una vez derrocado el gobierno de Allende, Pinochet tuvo las manos libres para hacer lo que quisiera.

La dictadura pinochetista fue aislada pero ya no por USA sino por los entes multilaterales que se negaron a darle apoyo y fue en medio del desespero que aparecieron aquellos “Chicago Boys” que le propusieron al general reformas de libre mercado… a las que el general se aferró como a un clavo ardiente quien cae al vacio.

Sin embargo no fue exactamente un capitalismo de libre competencia lo que comenzó a enriquecer a Chile sino un gobierno neoliberal que aún siendo más eficiente que el socialismo de Allende… era y es el más descarado estatismo actuando con otros métodos.

Esto explica que desde el agua, pasando por la salud, desde luego la educación, la seguridad social, el transporte, la vivienda, la riqueza minera, los bosques y el litoral marino fueron descaradamente apropiados por los amigos de la dictadura de Pinochet: práctica que continuó en la democracia que vino a relevar.

¡Allí está la explicación de cómo Sebastián Piñera se hizo uno de los más grandes ricos de Chile y en su primera presidencia batió su propia marca llegando a ser número uno!

Pero Chile no solo ha crecido económicamente: El país austral tiene la dudosa marca de ser el país donde más endeudados están los hogares en América Latina. Allí los chilenos tienen que endeudarse hasta el infinito con el dinero que les dejan de sus sueldos las pirañas financieras que manejan los fondos de pensión.

El chileno hoy día vive mejor pero casi no puede ahorrar… y tampoco estudiar salvo que provenga de una familia de la clase media superior que puede pagar de contado los costosos estudios sin caer en un endeudamiento que con los altos intereses lleva a que quien lo intente termine sin poder ahorrar los primeros quince o veinte primeros años después de graduado… que generalmente son los más productivos.

Chile es el país más desigual de la América Latina y encabeza junto a otros siete países ese dudoso renglón en el mundo.

Este panorama que no lo arregló la democracia sino que más bien lo empeoró… explica que más de la mitad de los votantes no concurrieron a la primera y segunda vuelta de la última elección… y que el presidente Piñera fuese electo con un cuarto de los votantes a su favor.

Y viendo en perspectiva las peticiones de los jóvenes que protestan quemando el metro o saqueando supermercados es muy difícil que Chile s enderece o no caiga en manos de un gobierno populista.

Frente al socialismo de los que justamente protestan pero que no son la solución… y que pronto serán la mayoría… la sociedad chilena debió haber parido un gran movimiento pro mercado libre… distinto a los que creen que quemando propiedades se ha de solucionar el problema social de ese país… pero distinto a la vagabundería y el descaro de Piñera o Bachelet… qué punto más… punto menos… es el mismo de quienes hoy gobiernan en el Perú… o Lenin Moreno… Hernández, el narcopresidente de Honduras y otros.

Debió ser… pero no ha sido… lo mismo que sucede entre nosotros.