José Luis Monroy: Su victoria personal

Hola que tal mi gente pocas situaciones resultan tan satisfactorias como elegir libremente nuestras propias batallas.

Hay batallas que nos permiten retirarnos sin preocupación y hay otras que nos hacen sentir valientes, fuertes e imperturbables.

Las hay también donde no nos importa el chantaje, los intentos de manipulación, las amenazas o los temores ajenos.

Siempre deberemos tener claro cuánto vale nuestro tiempo, nuestras ideas, razonamientos y sentimientos.

Porque no todas las batallas debemos enfrentarlas, muchas de ellas ni siquiera nos pertenecen, algunas más no se resuelven con nuestra intervención y muchas otras no son más que fantasmas acechando nuestra calma.

Cómo elegimos vivir nuestra vida es una elección y, dentro de esta elección, sabernos involucrar o no en los conflictos es de suma importancia, nuestra felicidad depende en gran medida de la capacidad que tengamos de elegir dedicarnos únicamente a las cuestiones que, efectivamente, nos pertenecen, nos son prioritarias y trascendentes, y desechar las que no.

Créame, la vida es mucho más sencilla y el tiempo que dedicamos a este tipo de situaciones es improductivo, ineficaz y, sobre todo, innecesario.

Porque siempre habrá quien vaya por la vida provocando, buscando problemas donde no los hay, insistiendo vehementemente en que participemos de forma activa en sus conflictos. Esos conflictos son de ellos y, aunque nos inviten, no son nuestros.

La paz es lo más cercano a la felicidad, y elegirla es más inteligente que involucrarnos en asuntos que, forzosamente, la reprimen y amenazan.

No intervenga, no se enrole y no participe en batallas que no le corresponden y en las que su injerencia seguramente sólo active más… los delirios, las inseguridades, los problemas o las necesidades de sus propios agitadores.

Por eso hoy le invito, una vez más, a elegir sus batallas, a decidir, siempre, dónde sí y dónde no involucrarse, y por las razones correctas. Sea firme, contundente y coherente con sus prioridades, necesidades e intereses. No desperdicie su tiempo ni su pensamiento ni sus emociones en situaciones que no le competen.

Le aseguro que, si tiene bien claro en qué sí y en qué no va a invertir su persona y su tiempo, siempre encontrará los cómos que le permitan seguir enfocado en su vida y en la forma que ha elegido vivirla.

No pierda de vista que existen personas inconformes, heridas, enfadadas y en permanente conflicto con ellas mismas y que generar situaciones difíciles las mantiene ocupadas, con el único fin de no tener que resolverse a sí mismas.

Para algunos, el conflicto es una forma de vida, una motivación, una manera de llamar la atención, de hacerse ver, sentir y escuchar… no lo tome personal si de ellos recibe un ataque, de la magnitud que sea, porque no es más que un destello de todo el malestar interno en el que han elegido vivir su vida. Tampoco pretenda ser blanco de ataques por hacerle sentir mejor, porque eso tampoco sucederá.

Es preferible como dice Norman Vicent Peale: hacer una retirada magistral es, en sí misma, una victoria…

Retírese de todo eso que usted ha creído que lo ha representado, usted sabe al fin que todos esos al final de este año la habrán usado y usted ha perdido todo este tiempo.
Les aseguro que muy pronto vendrá una gran victoria, pero para que la disfrute usted, sea feliz con usted mismo y con los suyos, aléjese de todos esos que se han burlado todo estos años ya es hora de que se dé su puesto.

¡Como siempre, usted elige! ,

#ElLiderEresTu

@joseluismonroy