Construir una casita en Venezuela es un sueño irrealizable

IMAGEN REFERENCIAL – FOTO REUTERS/Adriana Loureiro

 

Muchos de los venezolanos que no tienen los recursos para comprar un apartamento y optaban por construir casas sencillas en las montañas del valle capitalino, se enfrentan a precios elevados si se compara con el poder adquisitivo del ciudadano común el cual es de 150 mil bolívares mensuales.

Por Dayanna Capezzuti / 2001

Pero, ante esta situación surge una pregunta: ¿Cuánto cuesta hoy día construir una vivienda sencilla?. El encargado de la Ferretería Taboada, Cruz Daries explicó que para hacer una casa de diez por cuatro metros lo que equivaldría a un apartamento tipo estudio, se gastarían alrededor de 33 millones de bolívares, sin sumarle a eso, las láminas de acerolí que lleva el techo que serían como 11 millones de bolívares más.

“Para construirla la casita se necesitan mil doscientos bloques cuyo monto total es siete millones doscientos mil; tres metros de arena que son dos millones cien mil bolívares y 30 sacos de cemento que son cinco millones 400 mil bolívares”, especificó el encargado.

Agregó que también lleva 15 láminas de acero cuyo monto no maneja y 10 tubos que cuestan tres millones de bolívares por unidad de compra, sin meter los gastos de puertas y ventanas de la casa. Añadió que si estos materiales se compran en noviembre o diciembre se encarecerían mucho más.

Daniel Galarraga, trabajador de la Ferretería Materiales Porto Fino -en el centro de Caracas- detalló que para hacer una casa de 32 metros cuadrados (dos piezas) es necesario comprar varias vigas para montar su base, cuatro metros de arena lavada para rellenar su fundación: valorada en 850 mil bolívares cada una, (c/u); y dos kilos de piedra que serían 40 mil bolívares cada uno.

También requiere 800 bloques que cuestan siete mil bolívares por unidad y para pegarlos se deben usar tres metros de harina amarilla, la cual se encuentra alrededor de Bs 850 mil por unidad.
“Un total de más de siete millones de bolívares sin meter el precio de las vigas que tienen tiempo que no llega a la tienda”, resumió Galarraga.

 

Casa sobre casa

El trabajador precisó que si se construye la casa sobre otra que tiene una base, la inversión puede reducirse a la mitad, pues al tener la fundación con vigas y cemento solo deben colocarse las vigas de arrastre y hay que utilizar cabilla, alambrón, arena, piedra y cemento.

“Cada cabilla cuesta Bs 128 mil se necesitan 36 y 20 alambrones que están en Bs 40 mil por unidad”, concluyó el empleado ferretero.

 

De manos atadas

Aquiles Martini Pietri, expresidente de la Cámara Inmobiliaria de Venezuela advirtió que el hecho de que los materiales para hacer las casitas informales cuesten mucho dinero no es en sí el problema, sino el que los ciudadanos no ganen lo suficiente para adquirirlos.

“Al no haber ayuda de ningún ente para llevar a cabo estas construcciones, la gente debe disponer de todo el dinero para hacerlas o alquilarlas y eso dificulta aún más el asunto”, enfatizó.

Argumentó que las estrategias diseñadas para levantar del sector inmobiliario y de construcción en el país pueden ser eficaces, y sin embargo no se llevarían a cabo a causa de la crisis económica que afecta a la nación desde hace años; que no permite que la banca acredite a los ciudadanos por falta de liquidez, sumado “al actual desamparo legal constitucional del derecho a la propiedad privada”.

Rememoró que el hacinamiento en la capital se generó en el país por la industrialización del petróleo, lo que impulsó una migración rápida y descontrolada a la metrópolis e imposibilitó la correcta ejecución de planificaciones urbanas.