¿Cómo Mejorar la Rentabilidad de tus Empleados? por María Inés Morán

María Inés Morán @coachmimoran

Marcos es un joven empresario manufacturero de Nuevo León, con un potencial brillante y un futuro prometedor, solo un detalle en su gestión que he detectado: que como dueño de su negocio puede frenar su rentabilidad e, incluso, poner en riesgo su patrimonio, debido a su criterio a la hora de contratar y evaluar el desempeño de sus empleados.

Como muchos dueños de negocio, sin una orientación adecuada, suelen incurrir en el error de preservar a sus empleados más por simpatía que por rentabilidad y productividad. Sin considerar que un mal empleado le puede costar años de sueldo, mientras un buen colaborador puede significarle grandes beneficios.

Desde el momento que, durante nuestras sesiones de coaching, detectamos el problema que estaba afectando la rentabilidad del negocio de Marcos, juntos decidimos enfrentar el problema y establecer los correctivos. El resultado de ese cambio, créanme, ha sido impactante.

¿Los objetivos de tu negocio están en sintonía con los estándares de desempeño de tus empleados? Así, con esa pregunta inicié la sesión de diagnóstico con Marcos. Y esa es la pregunta que debes plantearte a la hora de intervenir en la rentabilidad de tus empleados. Mantén como norte los objetivos de tu empresa, solo así puedes desarrollar las estrategias para transformar a empleados de mediano desempeño en buenos empleados, y los buenos empleados en los mejores.

Ahora bien, ¿qué ventajas obtienes al rodearte de los mejores empleados, de empleados comprometidos? Te presento varias:

Un trabajador satisfecho es un trabajador rentable: La satisfacción en tus empleados es clave, un empleado satisfecho manifiesta un mayor compromiso y conexión con la organización. Por el contrario, la falta de satisfacción, incide en la pérdida de entusiasmo y motivación que, a su vez, reportará en la pérdida de tiempo y de dinero para la empresa.

Mientras mayor es el compromiso mayor será la retención: Un empleado comprometido es más dado a permanecer por más tiempo en tu empresa, porque se siente a gusto, tiende a ser leal. Por ende, preservar empleados comprometidos te llevará a disminuir las pérdidas de tiempo y dinero que genera la alta rotación de empleados.

Y mayor la producción: Cuando hay real compromiso, el trabajo se hace con gusto. Un empleado feliz suele trabajar más rápido y más duro, porque, además, se siente valorado y eso lo lleva a mostrar un mayor sentido de responsabilidad y disposición de servicio en favor de la organización.

Embajadores de tu marca: Cuando logras un alto nivel de compromiso en tus empleados, ellos se convierten en tus embajadores, los clientes retornan y, a su vez, recomiendan, en sus entornos, sus gratas experiencias en tu negocio. Los empleados trabajan cada vez mejor, perfeccionando, incluso, la calidad de lo que producen, y todo ello conlleva a mejorar la rentabilidad de tu negocio. Recuerda que la imagen de una empresa empieza desde adentro.

Lo bueno atrae lo bueno: Los empleados comprometidos son imanes que atraen talento.

No plantean problemas sin solución: Son capaces de prevenir los problemas y solventarlos de manera exitosa.

Mayor lealtad y menos ausentismo: La personas con un alto desempeño y comprometidos con la organización manifiestan un alto nivel de responsabilidad y lealtad que les dificulta faltar al trabajo.

El mejor consejo que te puedo regalar es que te esmeres en mantener a tus empleados satisfechos, motivados y comprometidos con los valores y la cultura de tu organización. Recuerda que si están a gusto dentro, hablarán bien fuera.

Ahora bien, ¿Qué puedes hacer para alentar el compromiso entre tus empleados y, por ende, mejorar su rentabilidad?. Estas son parte de las recomendaciones que implementamos, con éxito en el negocio de Marcos, y si a él le resultaron, ¿por qué a ti no?

La primera impresión cuenta: La captación, la contratación y la bienvenida de nuevos talentos son fases vitales y oportunidades únicas para brindar una buena impresión desde el inicio. Esforzándote en ese primer encuentro, los conquistarás y el compromiso llegará más rápido.

Más allá del salario: Crea incentivos y ofrece beneficios sociales. Ofrece a tus trabajadores un salario adecuado a las tareas que desempeñan y establece programas de beneficios sociales que tiendan a aminorar y facilitar la carga diaria de alimentación del trabajador, de educación de la familia, transporte, entre otras fórmulas.

Valora a tus empleados: Y reconoce su desempeño, una de las principales causas de la falta de compromiso de los empleados es una mala relación con el jefe. Aprende a retribuir con comentarios positivos y alentadores un trabajo bien hecho. Motiva también a los empleados más trabajadores y brillantes para que rindan más. Para ello, debes establecer metas, sistemas y procesos con recompensas de cumplimiento.

Bonificaciones por un buen trabajo: Crea un sistema de bonos de buen desempeño mensual. Establece un sistema para premiar la excelencia, esto a su vez propiciará la competitividad sana entre los empleados.

La opinión de tus empleados importa: Demuestra a tus empleados que valoras sus opiniones y sus críticas. Crea canales de comunicación para que los empleados puedan expresar su opinión (feedback). Mantén la escucha activa y presta atención a los aportes de todos, estén en el nivel que estén, porque uno nunca sabe de dónde puede venir la mejor idea.

Invierte en la capacitación: Invierte en formación y haz que tu empresa sea un lugar en el que se pueda crecer como profesional. La capacitación tiene un alto retorno de inversión cuando está enfocada en lograr empleados de alto desempeño.

Seguimiento y resultados: Si bien cada empleado representa una unidad rentable, la suma de sus esfuerzos en el trabajo en equipo es lo que lleva al cumplimiento pleno de los objetivos de la organización. Sigue de cerca el desempeño de tus empleados y publica sus resultados. Con ello incentivas la competitividad sana y emerge en el grupo una energía positiva y entusiasta que los lleva a buscar el máximo rendimiento.

Aunque cada organización es diferente, todas necesitan empleados comprometidos dispuestos a apoyar sus objetivos estratégicos. Marcos, aplicó todos estos consejos y avanzó hacia el éxito y rentabilidad de su negocio. ¿Qué esperas para tomar la decisión y encaminarte hacia la meta de contar con empleados de alto desempeño y rentables?

María Inés Morán