Tapicero fue asesinado por un vecino en Caucagüita

Familiares del joven asesinado en Caucaguita, Petare/ Foto News Report

Rafael Teneses de 26 años de edad, fue ajusticiado de cinco disparos, en el barrio Vista Hermosa de Caucagüita, municipio Sucre, presuntamente por un vecino. En el barrio Zulia de Guarenas, también fue víctima de la violencia Claudio José Castillo de 25 años de edad, quien fue asesinado este sábado a las 9:30 de la noche.

News Report/YKMP

En medio de la violencia que azota a las comunidades de la zona metropolitana de Caracas, este viernes fue ajusticiado Rafael Teneses de 26 años de edad, de cinco disparos, en el barrio Vista Hermosa de Caucagüita, municipio Sucre.

Su madre, Yolanda Echeverría, denunció que el presunto homicida es un vecino, quien está construyendo una vivienda rural al lado de la vivienda de la víctima.

Según la doliente, Rafael se encontraba cerca de su casa alrededor de las 10.30 de la noche, cuando un sujeto lo llamó. Como el muchacho se negó, fue arrastrado por varios hombres hasta un callejón, donde lo ajusticiaron.

El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) retiró el cadáver al mediodía del sábado, después de las diversas llamadas de la familia.

“Cerca de donde mataron a mi hijo hay una carpa de la Guardia Nacional Bolivariana, a ellos les pedí ayuda y me dijeron que habían tres “pelagatos” y no podían ayudarme. Tuve que esperar hasta la mañana, al lado del cuerpo de mi hijo”.

Edwin, quien era tapicero, es el segundo hijo que el hampa le arrebata a Yolanda. Hace siete años ultimaron a Euclides Viera Echeverría de 22 años de edad, en el mismo sector. Contó que el joven se encontraba en un transporte público que fue robado por hampones y le dispararon.

El fallecido dejó a cinco hijos huérfanos y su esposa, con cinco meses de embarazo.

En otro hecho violento, se conoció que mataron a dos jóvenes en el barrio Zulia de Guarenas, este sábado a las 9:30 pm. Una de las víctimas fue identificada como Claudio José Castillo de 25 años de edad.

De acuerdo con el testimonio de su hermana, Elvira Castillo, el muchacho salió de su vivienda en La Rinconada tras las intensas llamadas de una chica. Horas después ella misma los llamó para avisarles que le habían quitado la vida.

“No sabemos qué le pasó, lo que sí sabemos es que ahora está en la morgue convertido en cadáver. Ahí murió otro muchacho que no sabemos quién es”.

Trabajaba como plomero con su padre.