Berlusconi, dispuesto a pactar con izquierda para reformas constitucionales

(foto archivo)

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi aseguró hoy que está dispuesto a llegar a un acuerdo con la izquierda sobre las reformas constitucionales, si hallaran “una posición común” en las modificaciones que considera “esenciales” para permitir que Italia sea “verdaderamente gobernable”.

Berlusconi hizo estas declaraciones en un acto de campaña celebrado en la provincia de Padua (norte), durante el que además expresó su convicción de que el centroderecha ganará las próximas elecciones generales italianas del 24 y 25 de febrero, obteniendo el mayor número de escaños tanto en la Cámara de los Diputados como en el Senado.

Entre las reformas constitucionales que quiere acometer figuran, entre otras, la elección directa del presidente de la República y que los decretos ley no estén sometidos a la criba del jefe del Estado.

“Il Cavaliere” respondió además al primer ministro rumano, Victor Ponta, quien comparó un posible retorno de Berlusconi a la presidencia del Gobierno italiano con una vuelta del dictador Nicolae Ceausescu en Rumanía.

“Bien, al menos tendré unos poderes que nunca he tenido”, dijo Berlusconi.

Por su parte, el líder del progresista Partido Demócrata (PD), Pier Luigi Bersani, respondió a la propuesta de “Il Cavaliere” de un acuerdo entre sus formaciones diciendo que Berlusconi debe “descansar” y afirmó: “Creo que cuando se iniciarán nuestras reformas él (Berlusconi) encontrará elementos para lamentarse”.

Por otro lado, Bersani lanzó hoy una estocada a otro de los candidatos a la próxima presidencia del Gobierno italiano, el dimisionario primer ministro Mario Monti, al calificar el acuerdo alcanzado el viernes en los presupuestos de la Unión Europea para los próximos siete años de “victoria pírrica” para Italia.

Unas declaraciones que llegan un día después de que el propio Monti se mostrara moderadamente satisfecho del resultado de las negociaciones y afirmara que suponen “una mejora particularmente significativa si se compara con la evolución del saldo de otros Estados miembros que, como Italia, son contribuyentes netos”.

El pasado día 5, Bersani abrió la puerta a una alianza postelectoral con Monti para hacer frente a Berlusconi y sus promesas populistas, entre las que figura la devolución del importe del impuesto de bienes inmuebles sobre la primera casa introducido por el Gobierno tecnócrata del ex comisario europeo.

Según los sondeos difundidos este viernes, los últimos que podían ser publicados en Italia antes de las elecciones, la coalición de centroizquierda de Bersani ganaría los comicios de finales de febrero, pero el avance del centroderecha de Berlusconi hace peligrar la gobernabilidad debido al empate que se crearía en el Senado.

La coalición de Bersani conseguiría entre un 34 % y un 38 % de los votos, mientras que Berlusconi alcanzaría entre un 28 % y un 30 %, por lo que el centroizquierda contaría con una mayoría absoluta en la Cámara de los Diputados.

La gran incógnita en las próximas elecciones será qué pasará con los resultados en el Senado, donde el enrevesado sistema electoral italiano prevé la asignación de los escaños según los resultados regionales.

EFE