Unas 12 horas semanales gastan consumidores en colas para comprar comida

Se ha vuelto una “costumbre” observar a cientos de personas formando largas colas para adquirir productos de la cesta  alimentaria, bien sea porque están escasos o porque  los artículos disponibles  exceden, por más del doble, los precios establecidos por el Estado, publica El Tiempo de Puerto La Cruz.

En la zona norte de Anzoátegui, estas jornadas pueden ser maratónicas y llevar a los consumidores a una espera de hasta 12 horas semanales para comprar comida.

La desaparición -o llegada esporádica- de pollo, harina de maíz, aceite, azúcar y hasta papel higiénico ha puesto a los consumidores en una carrera para ver quién llega primero a los comercios a fin de  comprar lo más temprano posible porque hay que  llegar a casa para preparar el almuerzo.

Aunque el Gobierno nacional afirme que la ausencia de productos no se debe a la escasez sino a supuestos planes de acaparamiento por parte de factores de oposición, la realidad es que los orientales deben hacer sacrificios para conseguir estos artículos.

Maratones   

Dayana Hernández, quien estaba ayer a la mitad de una fila en el Hiperabasto Bicentenario, en Barcelona,  reconoció que tarda hasta cuatro horas cada vez que intenta comprar algunos de esos rubros.

Aseguró que realiza el mismo proceso tres veces a la semana, por lo que el tiempo se eleva a medio día de espera, cada siete días. Explicó que prefiere formar estas colas que comprar pollo  en carnicerías o el mercado municipal.

“El kilo está en Bs 40, es decir, una unidad saldría como en Bs 100. Es mejor aquí, porque lo venden regulado”.

Otra barcelonesa que enfrentan similar  situación es Carolina Cabello, quien señaló que sus visitas a los supermercados se extienden por hasta tres horas, “cuatro días a la semana”.

“Es una lucha constante, porque cuando no es la harina, es el pollo, sino el azúcar, el café, la margarina y el papel higiénico”.

La consumidora sostiene que el problema no es sólo la escasez de productos, pues indicó que estos están en los anaqueles, sino también  el sobreprecio, que lo califica de  “exagerado”.

Búsqueda

En Puerto La Cruz el panorama es casi idéntico. El  ama de casa Corina Olivares contó que el martes de la semana pasada hizo una cola de seis horas para comprar pollo en el abasto Bicentenario situado en la avenida Stadium.

La historia se repitió el jueves en la sucursal de Guaraguao. “¿Qué más nos queda?  El gobierno dice que no hay escasez, pero que vengan ellos a zanquear los productos entonces para que vean lo que es bueno. 12 horas de mi vida en este pe…”, dijo visiblemente molesta.

La licenciada en Mercadeo, Ana Alfaro, aseveró que debe dar tumbos “de cola en cola” para hallar los insumos.

“Hice la fila a las 9:00 am en un abasto chino de la calle Buenos Aires para comprar harina. Luego me fui a otro negocio cercano porque estaban vendiendo arroz. Tengo toda la mañana en esto. Así andamos. Si sumas lo que uno hace todos los días, imagínate”.

Otros como Mariaca Salón cree que los venezolanos simplemente se han acostumbrado a esta situación y han sido confundidos sobre quién tiene la responsabilidad.

“Yo escuché a una señora que tenía cuatro horas esperando para comprar dos pollos diciendo: ‘esos opositores ahora esconden la comida’. Ese es el mensaje que están recibiendo del gobierno y es lo que repiten. El culpable termina siendo la víctima”, manifestó Salón.

Fiscalización  

El director regional del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a Bienes y Servicios (Indepabis), Arquímedes Barrios, insiste en que algunas empresas acaparan los artículos de la cesa básica.

Indicó que continúa la fiscalización de compañías en la entidad para evitar “la especulación”.

Informó que este mes han multado   21 comercios por acaparar productos.

El  lunes 21 de enero, el almirante Luis  Capi, comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral  (Redi) Oriental, aseguró que no había escasez, sino una situación de acaparamiento.

Distribución normal
El director regional del Indepabis, Arquímedes Barrios, insistió en que  la distribución de harina de trigo en la entidad se ha estado normalizando durante el mes de enero. Recordó que el  mayor problema con el suministro del rubro ocurrió en diciembre, y destacó que aún fiscalizan la llegada del producto a la entidad anzoatiguense.